Cochabamba

Misioneras de la Inmaculada – P. Kolbe cumplen 25 años de presencia en Bolivia

15 Septiembre 1988 – 15 septiembre 2013

Parece imposible que hayan pasado 25 años de nuestra llegada en esta “Tierra amada” de Bolivia, como la llamó siempre el padre Luis Faccenda. Es verdaderamente una “tierra amada” por todas las misioneras de la Inmaculada P. Kolbe, sea las que han pasado un tiempo en Bolivia, como también es amada por las personas que han conocido nuestra misión sólo por fotos.

Tierra amada: por la gente que vive alrededor que se ha hace querer y que también dona su cariño, esa gente que necesita evangelización, promoción humana, para la sonrisa y la belleza de los niños.

Llegan las 4 misioneras el 15 de septiembre de 1988, a donde está todavía el Centro Mariano Misionero, iniciaron  y continúan su misión bajo la protección de la Virgen de Cotoca, Patrona del Oriente Boliviano, irradiando en el tejido eclesial local el carisma mariano-misionero-kolbiano principalmente en tres campos: la pastoral, la educación y la salud.

En el campo de la pastoral: con la animación de la liturgia en la iglesia María Inmaculada y en las zonas del campo, la catequesis sacramental, convivencias y encuentros de formación para niños, adolescentes con particular atención a los jóvenes y animación vocacional; formación humana y cristiana de algunas categorías, como son los “Caballeros de la Inmaculada”, y las mujeres que trabajan en la artesanías.
Un medio privilegiado y apreciado de evangelización y de apostolado es la difusión de la revista Milicia Mariana y de los libros de las ediciones de la Inmaculada.

Promovemos y colaboramos en las Misiones populares, que se celebran en las diversas partes de Bolivia, para hacer llegar la Buena Noticia del Evangelio en las zonas más lejanas y a los corazones y se esfuerzan por encontrar al Señor.

En el campo de la educación: con la enseñanza de religión en la escuela que lleva el nombre de San Maximiliano Kolbe, con la catequesis sacramental y de la formación de los catequistas.

En el campo de la salud: apenas un año después se da inicio a la obra de promoción humana con la apertura, en aquel tiempo, la Posta Sanitaria a la cual se unió el proyecto de ayuda específica a algunas familias a través de las adopciones a distancia.
Poco a poco la Posta se transformó en el centro Médico San Maximiliano Kolbe que es ahora.

Un recuerdo particular para Margarita Mercado (+) la primera misionera boliviana que fue atraída por el carisma mariano misionero y que enseguida se unió al grupo de la misioneras que dieron inicio a esta bella aventura misionera boliviana, siempre nueva y sorprendente, siempre inquietante e interpelante.

A las misioneras se unieron desde los primeros tiempos los Voluntarios de la Inmaculada, entusiastas de conocer más de cerca el Instituto y de compartir  el carisma mariano-misionero–kolbiano. Son nuestros  más estrechos colaboradores en las actividades apostólicas.
En el año 2001 se abre una nueva comunidad en el ciudad de Cochabamba, parten de Montero 4 misioneras profesas y algunas jóvenes en formación. Desde aquél día han ya pasado doce años en los cuales hemos y estamos acompañando algunas realidades de evangelización  en la Zona de Quintanilla con los Padres Franciscanos Menores Conventuales: en la coordinación de la catequesis en la Parroquia “Virgen del Carmen y San Maximiliano Kolbe”, también en los últimos 5 años hemos tenido la responsabilidad de la radio “San Rafael”, y hemos logrado que la radio retome su original identidad y objetivo de ser una radio evangelizadora y a su vez un portal de la Iglesia de Cochabamba.
En este último tiempo estamos desarrollando nuestra acción misionera de promoción misionera acompañando y ayudando a algunas familias necesitadas de nuestra zona, acompañando a los niños en sus labores escolares y también ayudando a toda la familia para que crezcan humana, moral y espiritualmente.

El Señor nos ha llamado a estar presentes en la realidad universitaria a través de la enseñanza de la asignatura de Mariología.

Estamos verdaderamente agradecidas por el gran amor con el cual el Señor nos mira y nos hace ver  su voluntad a través de los signos de su presencia en las diferentes circunstancias que encontramos día a día de neutro recorrido en tierra cochabambina.

Maravilloso Menester es el nuestro!Lo decimos y lo repetimos con todas las fuerzas de nuestro corazón.

Maravillosa Misión aquí en Bolivia! Con la esperanza que se abran otros 25 años de irradiación, de anuncio y de siembra de la Palabra de la Salvación por medio nuestro carisma mariano-misionero-kolbiano.

GRACIAS SEÑOR, GRACIAS VIRGEN INMACULADA; GRACIAS SAN MAXIMILIANO KOLBE.