Destacadas Sucre

Arzobispo de Sucre: Buscar espacios de diálogo y deponer actitudes de confrontación

Buscar espacios de diálogo y deponer actitudes de confrontación para lograr el desarrollo integral del país, pidió el Presidente de la CEB

El Presidente de la Conferencia Episcopal Boliviana, Mons. Ricardo Centellas, Presidio la Eucaristía de Acción de Gracias en los 195 años de vida independiente de Bolivia, este jueves, 6 de agosto, desde la Capilla Virgen de Guadalupe en la Arquidiócesis de Sucre. En la ocasión el Arzobispo remarcó la necesidad del diálogo fraterno, abierto y sincero entre bolivianos, para lograr el desarrollo integral del país.

Al iniciar su homilía Mons. Ricardo aseguró la protección de la Virgen de Guadalupe, Patrona de Sucre y a agradeció a Dios el regalo del país, y de ser parte del mismo.

El sufrimiento y las adversidades son parte de la vida

Al referirse a las lecturas del día, el Arzobispo afirmó que “al final del camino no está el sufrimiento y la muerte, sino la vida plena”. Y aunque no es fácil de comprender, el sufrimiento, la enfermedad y las adversidades son parte de la vida.

Al igual que los discípulos a quienes Jesús enseñaba que, “no hay discipulado sin la experiencia de la cruz, es difícil comprender este servicio, entrega y despojamiento”, explicó. Los discípulos estaban preocupados por quien era el primero, quién tenía más prestigio y “pasa lo mismo en nuestros días. Bolivia sufre la pandemia con 85.000 contagiados, y muchos en Bolivia están preocupados por el poder político y económico”, lamentó,

“No comprendemos la situación de nuestra vida, por eso es importante acogernos junto a Dios a nuestra madre la Virgen María en la advocación de Guadalupe, para orar por todos y que gracias y con la bendición de Dios, seamos capaces de unirnos, para vencer la pandemia, solo unidos podremos vencer esta flagelación”, aseguró y pidió que el Espíritu de Dios renueve en todos los bolivianos el compromiso de trabajar por Bolivia, por los más necesitados, los más pobres, por la gente que sufre.

Durante su homilía el Obispo pidió orar por las autoridades y líderes de Bolivia, “para que sean capaces de trabajar desinteresadamente por la vida y la salud. Pero trabajar despojándose de todo interés personal”.

Unidad y solidaridad para afrontar la pandemia

La autoridad eclesial, llamó a mantener la generosidad y unidad, para afrontar la pandemia “el sistema de salud ha colapsado, ya antes estaba colapsado, por eso tiene que seguir apareciendo la generosidad de personas e instituciones como lo vemos en muchas partes… que nos permiten vislumbrar que la cosa avanza y podemos seguir afrontando la pandemia. Con estos signos nos damos cuenta perfectamente que, el único camino es la unidad y la solidaridad, si no comprendemos esto es imposible afrontar la pandemia”, subrayó.

Contradicciones en Bolivia

Mons. Centellas, habló de las contradicciones que enfrenta el país en medio de la emergencia sanitaria: “Lo que vivimos en Bolivia es inadmisible, todos tenemos contradicciones, pero las que vemos a nivel nacional llaman la atención, ¿cómo es posible gobernar y hacer cálculos políticos, cómo es posible bloquear y pedir democracia, cómo es posible proclamar la vida y clausurar el año escolar, cómo es posible  afrontar la crisis económica, cuando sigue la burocracia institucional, cómo es posible que todos somos bolivianos, pero no todos tenemos la misma dignidad, no todos tenemos la misma oportunidad de vivir dignamente?, cuestionó.

Buscar el diálogo para el desarrollo integral de toda Bolivia

El Arzobispo, remarcó la necesidad de diálogo entre bolivianos: “En los últimos días la subida, el crecimiento de la tensión social nos hacen ver con claridad que todos los bolivianos, todas las instituciones representativas en Bolivia, tenemos que movernos para crear espacios de diálogo, espacios de encuentro fraternal, un diálogo abierto, sincero, franco, con la verdad de los hechos, y alcanzar soluciones, encontrar alternativas para seguir avanzando, porque estamos estancados, no puede ganarnos esta actitud destructiva, esta actitud de confrontación, no es la cultura boliviana. A nosotros nos caracteriza todo lo contrario, la hospitalidad, la cercanía, la hermandad, por eso recemos y que Dios nos libre de todos estos males y vayamos adelante, buscado el desarrollo integral de toda Bolivia, de todos los bolivianos”, finalizó.

Fuente: Iglesia Viva 06.08.20 – Fotos: Centro Arzobispal de Comunicación, Mishel Lescano Duran