Análisis

Alexander Terrazas: “Ley de Género contradice la ley de Dios”

Veo con mucha pena, dolor y preocupación a los diputados, senadores que promueven leyes que contradicen los fundamentos de Dios y su palabra. Sin debate público ni consensos, han dado luz verde para que el presidente en ejercicio Álvaro García Linera promulgue la Ley de “Identidad de Género” que permite a ésta población cambiar su nombre y sexo en documentos de identidad, cuentas bancarias, títulos profesionales, entre otros beneficios.

Aunque se ampare en la legislación internacional, que considera esa elección de género un tema de derechos humanos, contraviene los principios de la ética y de la moral evangélica. Solo por citar un ejemplo, en el numeral 5 del artículo 3 de la Ley de Género, se define al transexual, ‘a personas que se sienten como pertenecientes al género opuesto al que se les asignó al nacery que optan por una intervención médica para adecuar su apariencia física – biológica a su realidad psíquica y social’. 

Esta definición vulnera el principio natural y moral del Evangelio que en el libro de Génesis 1:27 dice claramente que  ‘Dios creó al hombre a su imagen; varón y hembra los creó”. Por eso sostengo, que los senadores y diputados,  llamados ‘padres’ de la patria, han violado este principio básico y fundamental de la Ley y serán juzgado, primero por Dios y después ante los millones de creyentes en Dios.

En realidad no se juzga ni se condena a los colectivos de lesbianas, gay, transexual y bisexual del país por su condición, lo que se cuestiona es la permisibilidad de las autoridades en un país democrático mayoritariamente cristiano, católico y protestante, a quienes se los apartó en desmedro de otro grupo etéreo.

 

Es momento de hacer un llamado a la cordura y a manejar con mayor seriedad y responsabilidad el trabajo legislativo por parte de nuestras autoridades.