La Paz

“¿Acaso no les duele que esté muriendo gente sin poder respirar a falta de oxígeno, porque a causa de los bloqueos no se permite su paso?”

Diócesis de El Alto pide pacto humanitario entre políticos y dirigentes

Mediante una carta abierta, la Diócesis de El Alto hizo un llamado a las autoridades, a los políticos y los dirigentes sindicales a que dejen de lado simples intereses mezquinos y realizar “un pacto humanitario” para preservar las vidas.

La nota, firmada por el Monseñor Giovanni Arana, Administrador Apostólico de El Alto, reprocha a los actores estatales, políticos y sindicalistas que Bolivia necesita autoridades, políticos, que se compadezcan del sufrimiento siguiendo el ejemplo de Jesús.

“Autoridades de estado, actores políticos y dirigencia sindical: la gente se está muriendo!, ¿acaso no ven las noticias?, o ¿no son bien informados del sufrimiento de tanta gente?”, cuestionó la autoridad eclesial.

El Monseñor les preguntó: “¿Acaso no les duele que esté muriendo gente sin poder respirar a falta de oxígeno, porque a causa de los bloqueos no se permite su paso?”.

“¿Acaso no les duele el sufrimiento de la gente que aparte de soportar hambre, ahora tiene que también sufrir porque no encuentran una debida atención médica? ¿Acaso no les duele la impotencia que tiene nuestra gente, al peregrinar de lugar en lugar para conseguir atención de salud? ¿Acaso no les duele el sufrimiento por el que tienen que pasar nuestra gente viendo como mueren sus seres queridos, algunos de ellos incluso, en plena vía pública?”, reprendió.

Advirtió que “todo acto de violencia es repudiable, como es repudiable el afán de poder político, sin tener en cuenta el sufrimiento de la gente”.

El Obispo pidió que las autoridades de Estado, actores políticos y dirigencia sindical, que tienen el “poder en sus manos”, se encuentren para dialogar.

“Nuestra Bolivia, hoy más que nunca, necesita autoridades de estado, actores políticos y dirigentes sindicales que a ejemplo de Jesucristo se compadezcan del sufrimiento de los demás”, demandó.

Expresó que “este aniversario patrio, ha sido también opacado por la convulsión social que estamos viviendo debido a la incertidumbre de una fecha para las elecciones nacionales, tema importante pero no prioritario en este momento, y debemos ser claros en honor a la verdad, debido también al interés mezquino de sectores políticos que buscan su propio beneficio”.

En razón de ello insistió en que urge un “pacto humanitario” por el bien de nuestro país, dejemos de perder vidas por simples intereses mezquinos.

Indicó que toda esta situación se suma a la terrible pandemia que está causando sufrimiento y dolor, gran cantidad de enfermos y bastantes muertes que han enlutado a tantas familias bolivianas.

Monseñor Aparicio: Desarmemos el corazón de mezquindades

  • Óscar Aparicio. | Foto archivo | Martín Numbela

En similar línea a la Diócesis de El Alto, el Arzobispo de Cochabamba, Oscar Aparicio exhortó “a desarmar estas mezquindades que podamos tener en el corazón. Por eso las autoridades y todos aquellos que tienen una función fundamental de construir esta tierra, están llamados a la atención del ser humano, precautelando y volviendo mayor énfasis en la defensa de la vida y en la construcción de la vida”.

“Tiene sentido Bolivia en cuanto existimos, hijos e hijas de esta patria. Toda persona constituye esta nación boliviana. Por tanto, lo fundamental es la vida del ser humano”, recordó el líder eclesiástico. Monseñor Aparicio alentó en un fuerte llamando a tomar conciencia de la situación en salud, economía, hasta incluso personal, por las cuales nos encontramos pasando cada uno de nosotros y nuestro prójimo, en estos días.

“Una nación hermanos míos, no está constituida solo de planes, de proyectos o de ideologías. Una nación, no está construida solamente por su territorio. Una nación sobre todo y ante todo está en un sentido profundo de sus habitantes”, expresó.

Aparicio recordó que el pueblo es que da sentido a una nación, a un territorio, a unas políticas o la constitución, incluso, de una sociedad. “Por eso hermanos míos creo yo tenemos que mirar con los ojos de Dios también en este momento tan particular que vive hoy nuestra nación”, animó.