La Paz

Vicaria Sur unida para vivir el proceso sinodal paceño

Dios Padre en su trono, con la mano derecha extendida en signo de bendición y con la izquierda sosteniendo el mundo, una imagen excelsa y me atrevo decir única en la Arquidiócesis de La Paz, te impacta de entrada cuando visitas la Parroquia Virgen de la Candelaria de Mallasa en la Vicaria Sur, que este fin de semana congregó a su comunidad de fieles (Mallasa, Mallasilla y Jupapina) para vivir unidos el Encuentro Parroquial Sinodal.

Somos seres históricos, en un momento histórico

Somos seres históricos, no podemos pasar desapercibidos, es necesario trascender a ejemplo de Jesús resucitado, dejar una huella perenne, afirmó con vehemencia el Vicario Pastoral de la Arquidiócesis de La Paz, Padre Daniel Carranza, quien presidió la homilía durante la Eucaristía desarrollada como parte del mencionado encuentro que él acompañó en el marco del diálogo y escucha fraterna.
Nos toca vivir un momento histórico en el que se nos invita a construir, a poner el hombro, a generar un cambio a renovar la Iglesia, a este proceso se llama Sínodo, pero tiene que existir un compromiso, hagamos nuestra fe más práctica, es tiempo de que los laicos asuman el protagonismo, sostuvo el Vicario.
La sinodalidad es un espacio de motivación para que los grupos de fe entren en esa dinamicidad esperamos un cambio profundo en medio de un espacio pastoral desafiante que requiere empeño y fuerza.
Por otra parte, el Padre Daniel Carranza, se refirió a la crisis vocacional religiosa como consecuencia del modelo de familia que se percibe en la realidad local, nacional y mundial. Si los jóvenes no quieren casarse y tener hijos entonces ¿qué modelo de familia tenemos? y consecuentemente ¿qué vocaciones religiosas podremos esperar? la respuesta del vicario apunta a apostar por los laicos que asumen un compromiso sincero y constante con los que se puede pensar en un proceso de formación al diaconado permanente.

Estamos unidos en este proceso sinodal

Siempre estamos unidos, no nos sentimos abandonados el vicario nos ha visitado , nos ha hablado del Sínodo y nos ha animado a seguir este caminar juntos con la ayuda de Dios y del Espíritu Santo, es un proceso un poco largo, pero estamos dispuestos a asumirlo con compromiso dijo el párroco de la Iglesia Virgen de la Candelaria de Mallasa, Marcelo García.
Hemos ido a visitar las tres comunidades Mallasa, Mallasilla y Jupapina, el Vicario celebró la misa y pudimos ver la realidad de las tres capillas con cosas positivas y negativas pero lo importante es que se siente la unidad en todos los grupos que conforman la parroquia por eso yo no me siento solo, afirmó el párroco.

Cuando el párroco se compromete la comunidad parroquial siempre responde

Con notoria alegría, María del Carmen Acarapi que llegó a la zona de Mallasa hace más de dos décadas y que ahora funge el cargo de secretaria del Consejo Parroquial, alzó la voz y afirmó con seguridad que cuando el párroco se compromete, la comunidad parroquial siempre responde, como testigo del accionar de los fieles que a inicios de la década del 2000 pusieron empeño y dedicación para la construcción del templo dedicado a la Virgen de la Candelaria.
Asimismo, Acarapi aprovechó el encuentro parroquial sinodal para dar a conocer la urgencia de uniformar los costos y el periodo de formación a los sacramentos en la Arquidiócesis de La Paz, una necesidad imperante que según afirmó, captará la atención de las familias y propiciará que los grupos de formación a los distintos sacramentos se nutra con la participación de más fieles de distintas edades.
El sínodo paceño representa una oportunidad de renovación, de nuevos ánimos, para José Rivera Presidente del Consejo pastoral de la parroquia Virgen de la Candelaria de Mallasa, quien destacó la importancia de estos encuentros para conocer aspectos relevantes como el hecho de que en los últimos años se redujo el número de católicos en la zona y la falta de espacios de formación teológica y bíblica laical, aspectos que el sínodo asume como nuevos desafíos para la renovación de la  Iglesia paceña.

 

La primera santa boliviana, Santa Nazaria Ignacia, el fundador del Opus Dei, San José María Escrivá y la ganadora del premio Nobel de La Paz por su labor humanitaria, Santa Teresa de Calcuta, santos contemporáneos presentes en el templo de la parroquia Virgen de la Candelaria de Mallasa,  parecen atraer nuevos aires de servicio, cambio y transformación para la Vicaria Sur y la Iglesia católica paceña.