Internacional

VATICANO: DOLOR Y PREOCUPACIÓN POR ORDENACIÓN ILEGÍTIMA DE OBISPO EN CHINA

(Roma) El director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, P. Federico Lombardi, calificó como un hecho doloroso y preocupante y “contrario a la unión de la Iglesia universal” la ilegítima ordenación como obispo del sacerdote Giuseppe Huang Bingzhang, realizada hoy en la ciudad china de Shantou.

Según informa Radio Vaticano algunos obispos en comunión con el Santo Padre han sido obligados a participar en esta ordenación ilegítima del obispo de Shantou, “con lo que se ha infringido una nueva herida al tejido de la Iglesia Católica en China, que se añade a la provocada hace dos semanas por otro gesto similar con la ordenación del Obispo de Leshan, también esta sin mandato pontificio”.

Es esta ocasión, precisa la nota de la emisora de la Santa Sede, “se ha presionado además a algunos prelados chinos que permanecen fieles al Papa para que participaran en la ordenación de hoy, no obstante ya hubieran rechazado tomar parte en la anterior”.

Según informó la agencia UCAnews.com, el anuncio de la ordenación hizo que un grupo de católicos protestara ante las oficinas del gobierno chino en Hong Kong, ya que estas ordenaciones ilegítimas “constituyen una grave falta de respeto a la Iglesia” y solo generan división y sufrimiento.

Antes de la ordenación de hoy, el gobierno chino también promovió la ordenación episcopal, sin permiso del Papa, del sacerdote Ley Shiyin, pese a su grave situación ya que producto de su relación con una mujer tuvo un hijo.

La Santa Sede dio a conocer un comunicado en el que explicó que debido a esta grave falta el sacerdote estaba excomulgado, de acuerdo a lo que establece el canon 1382 del Código de Derecho Canónico.

Este obispo ilegítimo es actualmente Vicepresidente de la Asociación Patriótica Católica China y un diputado católico de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino, un órgano asesor de importancia para el gobierno.

El comunicado del Vaticano del 4 de julio señalaba que “la ordenación de Leshan ha sido un acto unilateral que siembra división y, desgraciadamente, produce laceraciones y tensiones en la comunidad católica en China”, precisó.

El gobierno, que dirige la llamada Asociación Católica Patriótica China, había programado para el 9 de junio una ordenación adicional, pero a último momento decidió posponerla a una fecha aún no especificada, al parecer, por la resistencia tanto de los fieles como del sacerdote elegido para ser ordenado Obispo.

China permite el culto católico únicamente a la Asociación Patriótica Católica China, subalterna del Partido Comunista de China, y rechaza la autoridad del Vaticano para nombrar obispos o gobernarlos. La Iglesia Católica fiel al Papa no es completamente clandestina; aunque es asediada constantemente.

Las relaciones diplomáticas entre China y el Vaticano se rompieron en 1951, dos años después de la llegada al poder de los comunistas que expulsaron a los clérigos extranjeros.