Cochabamba

Urkupiña: segunda promesa congrega a miles de fieles

Fe y devoción, por un lado y  excesivo consumo de bebidas alcohólicas por otro, marcaron ayer la segunda promesa a la  Virgen de Urkupiña en Quillacollo, donde miles de bailarines lucieron sus mejores coreografías en honor al símbolo mariano de la Iglesia Católica.

El presidente de la Asociación de Fraternidades Virgen de Urkupiña (AFFVU), René Valdez, informó que 57 fraternidades afiliadas, ocho solicitantes y alrededor de 15 mil bailarines participaron  ayer de la segunda promesa. Se espera que en los actos centrales, el número de danzarines incremente en 20 por ciento.

La segunda promesa también contó con la participación de cinco fraternidades más antiguas de la asociación desde 1.977 entre las que se encuentran: la kullawada “Buenos Amigos”; la diablada “Tomas Bata”; los “Reyes Morenos Central Urkupiña”, la morenada “Real Urkupiña” y los wacatocoris “Nuestra Señora de Asunción”, según indicó Valdez.

El recorrido se inició a las 9:00 en la avenida Martín Cárdenas y concluyó cuatro kilómetros después en el atrio del templo de San Ildefonso, lugar al que los bailarines ingresaron de rodillas y en medio de rezos, oraciones e incluso llanto. “Hace cinco años que bailo y éste es mi sexto, todo por la mamita de Urkupiña”, aseveró una de las bailarinas de caporal, cuando realizaba su ingreso por la avenida Blanco Galindo, en medio de pobladores, quienes se apostaron a lo largo de la ruta portando imágenes de la virgen de Urkupiña.

Sin embargo, la actividad también estuvo marcada por el excesivo consumo de bebidas alcohólicas. Al respecto, Valdez aseguró que las fraternidades respetaron la ley seca y añadió  que existen sanciones económicas y de movimiento de puestos para los danzarines que infrinjan aquello. Al respecto, la Iglesia Católica pidió a sus devotos vivir la fiesta mariana dejando de lado el consumo de bebidas alcohólicas, el exhibicionismo y mercantilismo. La segunda promesa abre paso a las advocaciones marianas a realizarse el 10 de agosto; la entrada autóctona, el 11; la entrada folklórica, el 14; la misa, el 15 y la romería al Calvario, el 16.