Internacional

Una mujer argentina da sus aportes al Sínodo de la Familia

La profesora María Zelmira Bottini de Rey, directora del Instituto para el Matrimonio y la Familia de la UCA, se encuentra en estos días en Roma participando como auditora del Sínodo Extraordinario de la Familia. La doctora, casada y madre de familia, aseguró que el mundo académico tiene mucho para dar a la pastoral familiar, hoy puesta a debate en el seno de la Iglesia.

“Vamos a trabajar en comunión desde el mundo académico y desde el mundo pastoral para lograr una verdadera sinergia. El mundo académico tiene muchísimo para dar a la pastoral familiar”, aseguró la docente en una entrevista a la agencia televisiva de noticias Rome Reports.

Bottini de Rey, que también preside la Red de Institutos de la Familia de las Universidades Católicas de América Latina, destacó en la primera congregación la diversidad de problemas que se avizoran en el desafío de evangelizar la familia y señaló el aporte que los laicos podrán hacer a las deliberaciones de los cardenales y obispos.

“En este momento cultural que nos toca vivir, la familia se ve un poco empantanada para seguir siendo la transmisora de la fe”, advirtió Bottini. “No obstante –agregó-, continúa teniendo un gran predicamento y sigue siendo la célula fundamental de la sociedad”.

La doctora también trazó un panorama de la familia en el continente: “América es un continente muy vasto como para decir que en todos lados se den los mismos problemas. Sí es cierto que el secularismo y el individualismo parecen desdibujar el papel de la familia. Algunas situaciones, como la pobreza y las migraciones, también llevan a la disgregación familiar”.

Desde el Instituto para el Matrimonio y la Familia (IMF) de la Pontificia Universidad Católica Argentina Santa María de los Buenos Aires, la doctora gestó una relación de cercanía con el cardenal Bergoglio, a quien pudo saludar en estos días y se alegró mucho de verla. Bottini de Rey destacó el interés del Papa por la familia.

“Como gran canciller de la UCA y miembro de la Comisión de Defensa de la Vida, tenía mucho interés por la familia. Convocaba al Foro de Padres, que siempre comandaba, y está convencido de que es la base a partir de la cual se podrán cambiar algunos modos culturales impuestos hoy”, observó.

Acerca de las expectativas que genera el sínodo, la docente invitó a esperar propuestas e ideas pastorales que atiendan a la búsqueda de plenitud en cada ser humano. “El camino de santidad es para todos… hay que ver de dónde se parte y hasta dónde puede llegar cada uno”, analizó.

Según dijó a esta agencia, las jornadas del sínodo son extensas y de agenda apretada. Entre las reuniones, deliberaciones y traslados hasta el lugar de hospedaje, apenas queda tiempo para descansar y pensar en el día siguiente. Son días de completa entrega.+