La Paz

Termina un octubre negro para las mujeres, al menos 13 fueron brutalmente asesinadas

Cuerpos de mujeres ultrajados y abandonados en una alcantarilla, en un bosquecillo, en unos matorrales, en un pozo séptico u ocultos en la intimidad del hogar. Cuerpos de al menos 13 mujeres que fueron brutalmente asesinadas en un octubre negro de 2016.

Octubre es un mes de rosas, chocolates y de agasajos para las mujeres porque se celebra su día. Octubre esta vez también fue un mes de protesta porque las mujeres protagonizaron marchas y paros en toda Latinoamérica por la violación y asesinato de otras mujeres. 

Para las mujeres de Bolivia, octubre fue un mes particularmente negro por la seguidilla de feminicidios ocurridos en diferentes puntos del país. Nilvia Rodríguez, Fabiola Layme, Viviana Reque, María Daysi Valladares, Ermelinda Padilla, Victoria Huallpa, Mirtha Alfaro, Roxana Salvatierra, Johselín Alondra Hurtado, Elizabeth Balcázar, Laura Santa Rosa, Dany Daneley y Lourdes Ijhota son las víctimas de este octubre.

En 2015 se registraron 93 feminicidios en el país, uno de los índices per cápita más altos de las Américas. Este año esa cifra podría ser incluso superada.

Nilvia Rodríguez Sejas, colegiala de 16 años, fue asesinada y su cuerpo fue hallado en una alcantarilla del municipio de Totora, en Cochabamba, el 7 de octubre. Había salido con dos supuestos amigos.

La misma fecha, la joven Fabiola Layme no asistió a sus habituales clases del Instituto de Educación Bancaria de La Paz. Luego, su cuerpo fue encontrado en el bosquecillo de Alto Llojeta. Había sido violada, golpeada y asesinada.

Tres días después, es decir, el 10 de octubre Cochabamba, se estremeció con la noticia del hallazgo del cuerpo de Viviana Reque, una mujer de 24 años, que había sido arrojada estando aún viva a un pozo séptico, donde murió ahogada en la mugre. Fue hallada después de dos meses de ocurrido el feminicidio en el municipio de Sipe Sipe. Su marido se declaró culpable ante las evidencias.

El 12 de octubre, la muerte del ciudadano Smith Arteaga Rivero (48) hubiera entrado a los registros de un accidente de tránsito más en Santa Cruz, de no haber sido porque un familiar que lo reconoció condujo a la Policía hasta su habitación, donde fue encontrado el cuerpo sin vida de María Daysi Valladares, quien fue su pareja. Todo indica que él la asesinó, que convivió con el cadáver durante tres días y luego decidió arrojarse a las llantas de una volqueta.

El mismo día, pero en Oruro, un acto de violencia se cobró la vida de Victoria Huallpa, de 28 años, nada menos que en las celdas de la Policía, donde había sido llevada porque le faltaba 3 bolivianos para pagar por un pollo que había consumido. Nadie supo explicar por qué la mujer fue detenida por tres días por una simple riña y, peor aún, no se sabe por qué la mataron. Los familiares denunciaron que el cadáver tenía signos de golpes y de estrangulamiento.

Las crueles noticias sobre mujeres asesinadas también pusieron el foco en Tarija, donde el cuerpo de una mujer semidesnuda fue hallado en la localidad de San Mateo con signos de haber sido violada y asfixiada. Era Ermelida Padilla y tenía 18 años. El asesinato ocurrió el 14 de octubre.

Un día después, también en Tarija, pero en la comunidad de Serere Sud (Entre Ríos), el cadáver de una mujer de 33 años fue hallado entre los matorrales. Luego se establecería que era Mirtha Alfaro Albornoz, oriunda de la comunidad de Sella Cercado. En la cartera llevaba dinero en moneda argentina, pero no estaban sus documentos.

Es medio mes y la crueldad contra las mujeres no se detiene. El 18 de octubre se informa que Roxana Salvatierra, de 28 años, fue encontrada muerta, maniatada y con una marca en el cuello en un alojamiento de la comunidad de Entre Ríos, en Cochabamba. Había entrado al lugar en compañía de un hombre.

Dos días después, Jhoselín Alondra Hurtado, de 22 años, pereció en su propio cuarto del barrio Piedades de Santa Cruz, donde fue asesinada a golpes, presuntamente, por su pareja. Era madre de una niña de un año.

El 22 de octubre, es decir, dos días después, el cuerpo sin vida de Elizabeth Balcázar, de 22 años, fue encontrado a orillas del río Sacaba, en Cochabamba. El caso, en apariencia es un atropellamiento, sin embargo, la familia cree que es un feminicidio porque antes había sido torturada física y psicológicamente por su pareja y la familia de éste porque la culpaban de la muerte de uno de sus hijos, el que murió por bronco aspiración al tomar leche.

El caso más mediático del mes fue el de la exmodelo Laura Santa Rosa, de Santa Cruz, quien fue asesinada junto a su padre luego de que su novio pidiera su mano. La Policía habla de un ajuste de cuentas por narcotráfico, sin embargo, su familia culpa de la muerte a la expareja del novio. Laura estudiaba diseño de modas en Argentina, había llegado a Santa Cruz dos días antes del asesinato. Dejó huérfano a un niño de año.

El 26 de octubre fue hallado el cuerpo de Dany Daneley, de 28 años, en Guanay, donde había viajado para cuidar a sus padres. Ella estaba desaparecida desde el 11 de octubre (el día de la mujer). Había dejado a su hijo de siete años en La Paz, porque estaba en la escuela.

Ya al finalizar octubre, la historia de Lourdes Ojhota, de 33 años, conmovió a los paceños porque fue asesinada por su esposo en presencia de sus hijos, utilizando el cable de una computadora con el que la ahorcó. Tenía 33 años.

Así termina este octubre negro, en el que miles recibieron rosas, centenares salieron a marchar a las calles, y al menos 13 fueron brutalmente asesinadas.

Esta información fue recopilada de diferentes medios de comunicación del país, lo que quiere decir que, los casos que no se convirtieron en noticia, no entraron en el registro.