Análisis

Tania Avila Meneses: Somos agua… somos danza…

Hemos celebrado el día del agua, esta imagen me recuerda a un ritual compartido los hermanos mapuches el 2017, tiempos de sequía en algunos lugares de Bolivia. El día acordado nos sorprendió una fuerte lluvia, dimos por supuesto que no se llevaría a cabo pero grande fue la sorpresa cuando ellos dijeron que era el tiempo adecuado, un día de lluvia en el patio de la casa que nos acogía, el agua corría por el piso como un río y los árboles jugaban con la abundante lluvia. Este contexto daba lugar a un ejercicio de confianza total en el otro… en incertidumbre.

Vestidos con colores negros y azules, ataviados con joyas de plata dispuestas de modo que agudicen el son de la lluvia y con mantas tejidas a mano que dan la sensación de alas, conjunto que va co-creando un espacio seguro… una casa común. Los mapuches, en su danza ritual, son pájaros danzantes que con su quietud-movimiento-pausa generan fluidez en las aguas. Pájaros que atraen la paz del viento en sus manos que cual alas se abren a la inmensidad del universo y atraen la paz de la tierra en sus pies que como raíces se afirman con amor en la tierra mojada, se hacen uno con el son de la lluvia.  Encarnan los bloqueos vitales … los gestionan/transforman en su danza de mirada atenta y movimientos certeros, imponente sencillez cuya combinación de quietud y movimiento regala libertad.

Esta danza es una sincronía de cuerpos en diálogo con el agua, la tierra y el aire que traducen en un lenguaje simbólico la búsqueda humana de ese ‘no se qué’ que permite fluir la energía de una vida integral, cual fuego que congrega en medio de la lluvia.

Hoy a más de tres años y en un contexto de alta incertidumbre, vulnerabilidad … pandemia … hago memoria al agua que nos une como pueblos, que nos hace como seres humanos y que paradógicamente hacemos que nos divida como países y como ricos y pobres. Este tiempo de pandemia nos recuerda que el agua, lavarse las manos, es parte de la solución. ¿No será que restaurar la fluidez, de la energía de vida en este tiempo marcado por signos de muerte, pasa por restaurar la dignidad del agua? ¿Por recordar, que somos sesenta y cinco por ciento agua entonces, somos agua y no dueños del agua?

por: Tania Avila Meneses.

Tania Avila Meneses. (fue auditora en el Sínodo sobre la Amazonía)
Cochabamba-Bolivia. Día del agua 2020 –
08 de Abril de 2020

Imagen tomada de internet.