Sucre

Sucre: 48% de los niños está en riesgo de vulnerabilidad

EN CUALQUIER MOMENTO PODRÍAN PERDER LA PROTECCIÓN DE SUS PADRES.

VULNERABILIDAD: Es la situación que presentan niños y adolescentes que están en riesgo de perder el cuidado parental y la protección de su familia y quedar expuestos a males como la violencia.

El 48% de los niños y adolescentes del municipio de Sucre está en riesgo de vulnerabilidad, es decir, que viven en situaciones en las que pueden quedarse sin la protección de sus padres y sufrir aislamiento, inseguridad e indefensión.

El dato se recoge de un reciente informe elaborado por las Aldeas Infantiles SOS denominado “Situación actual de los niños, niñas y familias en riesgo social en el municipio de Sucre”, el mismo fue presentado ayer por la directora del Programa de Acogimiento Familiar de esta institución, Elvi Arciénega, ante representantes de instituciones públicas y privadas que trabajan con la temática.

¿Qué es el riesgo de vulnerabilidad? Es la situación que presentan los niños que están en riesgo de perder el cuidado parental y la protección de su familia y quedar expuestos a otros males de la sociedad como la violencia.

De acuerdo con los datos que maneja el estudio con base en el Censo de Población y Vivienda del 2012 realizado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el municipio de Sucre tiene 259.388 habitantes, de los cuales 42.217 son niños.

De este total de niños, dijo Arciénega, el 48% está en situación de vulnerabilidad a sus derechos, por lo que están expuestos a ser víctimas de violencia, explotación y a convertirse en un problema para la sociedad.

Actualmente los niños están expuestos a quedarse sin la protección parental debido a que muchos padres de familia abandonan sus hogares por cuestiones laborales y migran del campo a la ciudad. Otro factor está relacionado con el abandono temporal de los padres durante una jornada también por asuntos laborales. Sin embargo, el aspecto que más incide es la falta de empleo y la pobreza.

Según el estudio que fue elaborado por Aldeas Infantiles SOS, el mayor riesgo de vulnerabilidad se localiza en el Distrito 3 de Sucre.

Del total de las personas encuestadas, el 34% se encuentran desempleadas y de este total el 18.5% viven en el D-3; el municipio de Sucre tiene ocho distritos.

Otro dato que llamó la atención en el estudio fue encontrar un número significativo de padres y madres de familia que consumen mucho alcohol en los Distritos 2 y 3.

En el municipio de Sucre se estima que alrededor del 48% de los niños está en riesgo de vulnerabilidad, lo que representa alrededor de 20.000.

A decir de Arciénega, todos estos aspectos socio-económicos que se mencionan son causa para que los padres de familia dejen a sus hijos al cuidado de otras personas como abuelos, tíos, hermanos mayores, que no siempre les brindan la atención que merecen como trato digno y con enfoque de derechos. “En estos ambientes no siempre brindan la atención y cuidado que merecen”, afirmó.

LA RESPUESTA

En base a esta información, Aldeas Infantiles SOS elaboró el proyecto “Desarrollo de capacidades bajo un enfoque emprendedor para responsables de familias en Sucre”. El proyecto se desarrollará en el D-3, dijo la directora de Prevención Familiar de Aldeas, Ninoska Uribe.

Explicó que la meta es trabajar con 1.100 familias con un enfoque integral, para que al cabo de dos años de seguimiento continuo puedan cambiar sus conductas. El proyecto prestará atención a las necesidades laborales de las familias y se impartirán competencias para la vida.

Luego del tiempo estimado de trabajo, se continuará con un seguimiento temporal, pues el objetivo es contribuir a la reducción de pobreza y la desintegración familiar, sostuvo Uribe durante la exposición del proyecto ayer.

TRABAJO COORDINADO

Con el objetivo de luchar contra estos males que aquejan a la sociedad y son potenciales factores para el abandono de niños, Aldeas Infantiles SOS plantea trabajar de manera coordinada entre las instituciones privadas de desarrollo en alianza con el Estado.

En esa línea, Arciénega recordó que ya se ejecutan algunos pasos que están destinados a elaborar, primero, un marco legal y, luego, acciones de asistencia.

Igualmente promovió la promulgación de la Ley Departamental de Protección a la Niñez y Adolescencia y que ahora se trabaja en la recepción de propuestas para la reglamentación. También otra de las actividades fue haber realizado recientemente la Bienal de la Niñez y Adolescencia con cuyos insumos se elaborará el Plan Departamental.

Empero, Arciénega reconoció que en este tema “hay avances lentos, pero por algo hay que empezar”.