Cochabamba

Somos Iglesia de Dios que confía, gracias Centro Misionero Maryknoll

La mañana del  viernes 27 de noviembre, se realizó una Eucaristía de cierre del Centro Misionero Maryknoll en América Latina, agradeciendo por los más de 55 años de servicio. Monseñor Oscar Aparicio destacó la labor del centro, labor de la Iglesia que confía en el Señor y espera en Él.

Nuestro Arzobispo a tiempo de expresar su profundo deseo de estar en esa celebración, junto a Mons. Carlos Curiel, y comunicar sentimientos de dolor por el cierre de esta obra, que fue la Obra de la Iglesia en Cochabamba, invitó a que también a poner la confianza en el Señor, pues es quien dirige los caminos y guía nuestros planes. Destacó que no tenemos obras individuales sino somos Iglesia que está en la misma barca remando hacia el destino que el Señor nos marca.

Con ello animó a quienes fueron parte del Centro, de manera directa a permanecer firmes en la fe y seguir sirviendo a la Iglesia desde donde toque hacerlo. “Dios sabrá qué suscita en nuestros corazones”

También Mons. Carlos Curiel se refirió a que la fe nunca debe quebrantarse por la tristeza ni el desaliento ya que la obra se cierra, mas bien se tenga confianza y sea el Señor quien nos conduzca hacia fuentes tranquilas. “Maryknoll se lleva en el corazón se lleva en la Vida”.

Antes de las Celebración Eucarística, con presencia de Mons. Oscar y Mons. Carlos, también se tuvo un ritual de agradecimiento y recuerdo de los más de 55 años del centro, al servicio de la Iglesia.

Fuente: Arquidiócesis de Cochabamba