Internacional

SIETE DE CADA DIEZ ALUMNOS CONTINÚA ELIGIENDO CLASE DE RELIGIÓN EN LA ESCUELA

Los escolares españoles continúan, en su gran mayoría, optando por la clase de Religión católica. Siete de cada diez (70,2%), según los datos aportados por la Conferencia Episcopal, que señalar que cerca de 4,7 millones de alumnos recibe esta asignatura en Infantil, Primaria, Secundaria y Bachillerato. Se aprecia, no obstante, un ligero descenso (de un punto porcentual), que viene siendo una norma en los últimos años, y que podría empeorarse, teniendo en cuenta que la mayor rebaja se produce en los primeros años de escolarización, que marcan las elecciones futuras del escolar.

Por etapas, en Educación Infantil optan por la Religión un 72,4% de los alumnos (por un 77% del pasado año); en Primaria, eligen esta materia el 77,2% (un 80% el curso pasado). Donde sí se incrementa el porcentaje es en Secundaria, fase en la que optan por esta materia el 65,4 de los alumnos, frente al 58,9 del curso 2010-2011. En Bachillerato, los porcentajes se mantienen prácticamente idénticos (43,4 frente al 42,7 del curso anterior).

En una breve nota explicativa, los obispos apuntan que la clase de Religión “tiene un gran valor y es muy importante para la formación integral y cristiana de vuestros hijos, a la que os comprometisteis en su Bautismo”, y recuerdan que la misma “es un derecho fundamental de los padres, reconocido por la Constitución española en el artículo 27.3”.

“El Estado debe garantizar la formación religiosa y moral de los hijos, si así lo manifestáis los padres. En consecuencia, todos los colegios e institutos, tanto estatales como de iniciativa social, están obligados a ofrecer esta enseñanza religiosa como una asignatura optativa para que los padres podáis ejercer vuestro derecho libremente y sin cortapisa alguna”, añade la nota. Fuentes consultadas por RD han confirmado que los obispos se muestran optimistas ante la futura reforma del sistema educativo, que podría dotar de mayor entidad académica a la materia, así como configurar una alternativa evaluable, lo cual, consideran, haría subir la cifra de los que optan por la Religión.

“Todos hemos de trabajar para que los niños y adolescentes no se vean privados de los conocimientos necesarios para su formación religiosa. Sabed que en la enseñanza religiosa se dan, entre otras cosas, las claves para comprender las raíces de nuestra cultura y de la propia personalidad, así como el sentido de la vida y la grandeza de la fe cristiana”, explica el Episcopado, que ruega a directores de centros que “sean respetuosos a la hora de aplicar la legislación correspondiente  al área de religión y moral católica de tal manera que los padres puedan ejercer efectivamente su derecho a la formación religiosa y moral de sus hijos”.