La Paz

Sacerdotes de Corocoro realizan misión en el Chapare. “Hambre de Dios entre las comunidades lejanas”

Sacerdotes de Corocoro realizan misión en el Chapare

Sacerdotes de Corocoro realizan misión en el Chapare

El vasto territorio amazónico de la parroquia de Chapare ha recibido a un grupo de 19 sacerdotes y un diácono permanente de la prelatura de Corocoro, de la que Chapare forma parte, junto con su obispo monseñor Percy Galván.

La imagen puede contener: 1 persona, de pie

Han visitado la zona durante tres días para compartir la vida de las zonas más aisladas de esa circunscripción eclesiástica.

Uno de ellos, el padre Henry Soria, cuenta a Fides la experiencia de “Iglesia en salida”, una experiencia concebida a mediados de febrero entre las actividades con motivo del Mes Misionero Extraordinario de octubre de 2019. “Cada año el clero de la prelatura lleva a cabo una misión de convivencia fraterna como una oportunidad para compartir experiencias pastorales. Este año hemos elegido visitar algunas comunidades compuestas por familias humildes y pobres. “Incluso si no estamos acostumbrados a ese clima y esa humedad intensa”, explica el padre Soria, “fue una experiencia única, en la que dejamos nuestros ambientes para evangelizar. En estas comunidades lejanas encontramos hambre de Dios”, explica el padre Soria.

El sacerdote se confiesa “impresionado por las ganas de escuchar la palabra de Dios entre personas que nunca habían visto a un sacerdote. Nos recibieron con gran afecto”. En esa ocasión,

“muchos sacerdotes, todos juntos, concelebraron con el obispo en el salón de sus casas, después de haberlos bendecido y haber visitado a los enfermos”.

La imagen puede contener: 9 personas, personas sonriendo, cielo, exterior y naturaleza
El padre Henry Soria recuerda que “las personas más sencillas y más pobres son las que nos recibieron con mayor cariño. Hemos conocido su ambiente, su forma de vida, hemos compartido sus dolores y alegrías, administrado el sacramento de la reconciliación”. El sacerdote explica que estas personas son, en su mayoría, ex mineros que emigraron de la meseta de La Paz y Potosí cuando hacia fines de la década de 1980 hubo despidos masivos y la gente, que no tenía nada, tuvo que irse y buscar un pedazo de tierra”, que encontró en la selva. El padre Henry destaca la alegría de las familias que recibieron al grupo de sacerdotes, “felices de estar con ellos, de compartir la Palabra de Dios y de ayudar en todo lo que pudiéramos”.

 

Fuente: Agencia Fides

Fotos: parroquia Santiago de Quime