Internacional

Sacerdote alemán Engelmar Unzeitig fue beatificado este sábado

El sacerdote alemán Engelmar Unzeitig de la Congregación de los Misioneros de Mariannhill asesinado por odio a la fe en el campo de concentración de Dachau, Babiera, Alemana, fue beatificado este sábado y el rito de beatificación fue presidido por el cardenal Angelo Amato en representación del papa Francisco, en catedral de la ciudad alemana de Würzburg.

“Todavía hoy como en los tiempos del padre Engelmar Unzeitig, la Iglesia de Cristo es discriminada, preseguida, humillada y aniquilada. Y esto también en nuestra Europa, que muchas veces se olvida de su patrimonio de civilización cristiana”, señaló el prefecto de la Congregación para la causa de los santos, en el mensaje de la canonización.

“El padre Unzaitig fue una luz de auténtica humanidad en la oscura noche de la dominación nazista” afirmó el cardenal. Y añadió que “él nos muestra que nadie puede extirpar enteramente la bondad del corazón del hombre” y su martirio “nos entrega un triple mensaje, de fe, de caridad y de fortaleza”.

Fue ordenado sacerdote en 1939 y designado párroco de Glöckelberg en Cesky Krumlov (en la región de Bohemia, República Checa). Allí, el 21 de abril de 1941, fue detenido por la Gestapo y después de seis semanas de incertidumbre fue enviado al Campo de Concentración de Dachau -“KZ Dachau”.

No tenía entonces más de 30 años y en aquel infierno era sólo un número, el 26.147. En alguna ocasión llegó a haber detenidos allí hasta 3.000 clérigos. El bloque 26 y los bloques 28 y 30, donde se encontraban los clérigos de otras confesiones religiosas. Entre las muchas acciones que el padre Engelmar desarrolló en el infierno de Dachau se destacan aquellas que realizó a favor de los prisioneros rusos administrando los sacramentos, asistiendo a los moribundos.

En un “período en el cual ser sacerdote significaba persecución y muerte –indicó el cardenal Amato– el padre Engelmar mantuvo intacto el entusiasmo por su misión sacerdotal. La fidelidad a los ideales evangélicos le costó acusaciones, denuncias, la deportación en dos campos de concentración y al final el martirio”.

El 3 de julio de 2009, el Papa Benedicto XVI aprobó el decreto en el que se reconoce las virtudes heroicas del entonces Siervo de Dios y el 21 de enero de 2016, el Santo Padre Francisco autorizó la promulgación del decreto reconociendo el martirio del Venerable Siervo de Dios, Engelmar Unzeitig.