Sucre

Retraso en recursos para restauración de templos en Sucre

EL PRESUPUESTO ESTÁ INSCRITO PERO LA ALCALDÍA NO DA LUZ VERDE.
RETRASO

Erland Ovando Coordinador del Prahs : “El presupuesto para las obras que debe distribuirse entre nuestra oficina y la otra entidad ejecutora que es la Escuela Taller, corresponden a la Alcaldía y no llega la firma del convenio que permitirá la transferencia de los recursos para que empecemos con las obras”.

La Catedral Metropolitana y la iglesia de Quila Quila, que requieren una urgente restauración, cuentan con los proyectos y recursos inscritos en el Plan Operativo Anual de la Alcaldía para esta gestión, e incluso las entidades ejecutoras ya consolidaron el apoyo económico de la cooperación española, sin embargo, la falta del convenio de transferencia de los recursos de la contraparte local a cargo de la Alcaldía, en su recta final, retrasa el inicio de las obras.

Según el director Municipal de Turismo, Beimar Ramallo, la firma del convenio para efectivizar el traspaso de recursos se realizará en las próximas semanas, aunque no es la primera vez que la Comuna anuncia la conclusión de este trámite en este año; la última vez fue a principios de septiembre, cuando el Gobernador de Chuquisaca y el Alcalde de Sucre firmaron una adenda a un convenio con el Arzobispado para la restauración de la Catedral que data de 2014, cuando ambas entidades públicas se comprometieron a inyectar Bs 2.666.141, de los cuales el 80% estaría a cargo del Departamento y el restante 20% correría a cuenta del Municipio.

“La posición es que cuanto antes se firme el convenio para que se realice la transferencia a las entidades ejecutoras y entonces se pueda empezar con las obras en cuanto sea prudente, pero ese dinero una vez traspasado en esta gestión ya no se toca, ya no se puede revertir, por ejemplo, así las obras concluyan la siguiente gestión”, informó Ramallo.

El Plan de Rehabilitación de Áreas Históricas de Sucre (PRAHS) fue encargado de desarrollar los proyectos de intervención en ambos edificios, considerando con antelación que en la gestión 2015 se inscriban recursos para este propósito, en el caso de la iglesia de Quila Quila, un monto que se aproxima al millón de bolivianos, y para la Catedral Metropolitana, 600 mil bolivianos.

Si bien en el caso de la Catedral, el proyecto data de hace mucho tiempo y tuvo que actualizarse para esta gestión, esto ya se concluyó y sólo se aguardan los recursos de la contraparte local, que incluso dejaron sin funcionar a la unidad del PRAHS coordinada por el arquitecto Erland Ovando, que se especializa en la elaboración de los proyectos de restauración patrimonial.

“Desde mayo hasta septiembre de este año nos quedamos sin recursos y esta parte del PRAHS dejó de funcionar, ahora hemos consolidado los recursos de la cooperación española, con los cuales hemos vuelto a nuestra labor, pero la contraparte local que es vital para iniciar las obras sigue en el despacho del Alcalde, la cooperación canalizó un total de 70.000 euros para el PRAHS, lo que nos permite funcionar, pero el presupuesto para las obras que debe distribuirse entre nuestra oficina y la otra entidad ejecutora que es la Escuela Taller, corresponden a la Alcaldía y no llega la firma del convenio que permitirá la transferencia de los recursos para que empecemos con las obras, los proyectos ya están”, lamentó Ovando.

La Escuela Taller también recibió el apoyo de la Cooperación Española, cuantificado en 50.000 euros, lo que abarca sus gastos de funcionamiento, en tanto espacio de formación que otorga becas a sus alumnos y ejecuta obras en diversos espacios patrimoniales de la ciudad; actualmente en las fachadas del Palacio del Arzobispado y en el colegio de La Recoleta, explicó el director de la Escuela Taller Domingo Izquierdo.

“La Catedral tiene un proyecto elaborado y ha dado lugar a la firma de un convenio con el municipio y con la Gobernación, según me han dicho, está bien encaminado ese convenio con la consiguiente inscripción de recursos, esperamos que se firme en estos días”, añadió Izquierdo, remarcando que el proyecto de “la Catedral es una megaobra, son 350 metros cuadrados de edificación que va a tener que ser encarada en fases, lo que sigue va a ser la restauración del resto de las cubiertas”.

Ya en abril de este año, Izquiero informó a CORREO DEL SUR que el presupuesto cercano a los 600 mil bolivianos necesarios para desarrollar la segunda fase del proyecto de restauración de la Catedral estaban inscritos en el POA de la Alcaldía, y que tanto el proyecto como los recursos humanos y los materiales estaban listos, como el apagado de la cal, con las técnicas de la colonia, por más de un año, sin embargo desde entonces la trasferencia de recursos no se concretó y frente al último trimestre de la gestión los retrasos continúan en la Alcaldía postergando estas obras prioritarias para el patrimonio histórico y cultural de la Capital.