Destacadas Sucre

Respuesta de Mons. Jesús Juárez ante controversias del Ministro Zavaleta

Luego que Monseñor Jesús Juárez pidió al Gobierno que respete los resultados del 21F, el ministro de Defensa Javier Zavaleta le sugirió que deje la sotana y se ponga el traje político para debatir políticamente el tema de la cuarta repostulación del presidente Evo Morales. Ante esta controversia el Arzobispo de Sucre presentó una respuesta al ver que la noticia trascendió por los diferentes medios de comunicación :

“No me gusta echar leña al fuego ni alimentar controversias, pero sí me gusta defender la verdad y la Constitución Política del Estado Plurinacional. Los insultos bajos y los amedrentamientos no están en mi lenguaje pastoral porque éstos demuestran la calidad y altura de moral o la bajeza de la persona. Me pregunto: mostrar la solidaridad con la comprometida iglesia de Nicaragua al lado de un pueblo pobre y sufriente y orar por la paz y el cese de la violencia, ¿es hacer política?. Expresar el anhelo del Departamento de Chuquisaca y pedir que las efemérides del 6 de agosto se realicen en Sucre, capital del Estado Plurinacional, como ha sido una larga historia y tradición, ¿es hacer política?. Pedir el cumplimiento de la Constitución Política del Estado y denunciar las violaciones a la Carta Magna y exigir se respete la decisión del pueblo soberano, ¿es hacer política?. Implorar que las efemérides del 6 de agosto transcurran en tranquilidad, respeto y tolerancia para evitar toda violencia y enfrentamiento entre hermanos, recordando y honrando a los próceres que nos dejaron esta bendita tierra boliviana que desea progreso, justicia y reconciliación, ¿es hacer política?. Orar como dice el apóstol Pablo: “recomiendo que se hagan peticiones, súplicas y acciones de gracias por todos los hombres, por los jefes de Estado y por los gobernantes para llevar una vida tranquila de paz con toda piedad y dignidad”, ¿es hacer política?.

En mi corazón, formado al estilo de Cristo y como discípulo del Maestro, no tienen cabida el rencor, el resentimiento o la amargura. Mi corazón está lleno de perdón recordando las palabras de Jesús de Nazaret en el conocido Sermón del Monte: “Dichosos ustedes que por causa mía los maldigan, los persigan y levanten toda clase de calumnias, alégrense y muéstrense contentos porque será grande la recompensa que recibirán en el cielo, pues bien saben que así trataron a los profetas que hubo antes de ustedes”.

Y con esta mi declaración digo: “Caso Cerrado”.

Que Dios les bendiga y acompañe.

[Fuente: CENACOM]