Santa Cruz

Ponencia de Mons. Antonio Reimann en el Sínodo de Obispos sobre la Nueva Evangelización

Presentamos la Ponencia de Mons. Bonifacio Antonio REIMANN PANIC, O.F.M., Vicario Apostólico de  Ñuflo de Chávez en el VATICANO durante el Sínodo de Obispos, realizada el pasado sábado.


Con la mirada creyente nos fijamos de modo singular en el fenómeno de la desintegración familiar. La ausencia del padre se puede explicar por distintas causas y factores antropológicos, culturales y económicos. Creemos que el anuncio de Dios Padre de nuestro Señor Jesucristo ha de ser una idea matriz de la nueva evangelización en Bolivia (cf. DA 462).

Este fenómeno de ausencia del padre y su relevancia en la vida social y personal repercute en la vivencia de la paternidad de Dios y en la pérdida de valores netamente cristianos como son la gratuidad, la fraternidad, la responsabilidad y el perdón.

Probablemente la presentación más sublime de Dios Padre en el NT sea la parábola del Hijo pródigo (Lc 15,11-32). Es la conciencia de tener ese padre la que posibilita el retorno a la vida, al encuentro y al hogar del hijo menor, mientras que su carencia en el mayor le impide disfrutar de la gratuidad de su padre.

También a la dificil situación que vive hoy la mujer en la familia, arroja una nueva luz el encuentro de Jesús con la Samaritana (Jn 4,4-43). Este encuentro es revelador de la identidad profunda del Señor, como hombre, profeta, Mesías, Salvador del mundo e Hijo de Dios Padre. Y es desvelador de la identidad humana de la mujer, prostituta y sin marido, que pasa a ser discípula y testigo de la verdad. A este tipo de encuentro con Jesús es al que nos remite la Nueva Evangelización. La mujer boliviana, en cuanto madre y esposa, frecuentemente abandonada, infravalorada y maltratada, debe ser atendida en la nueva evangelización para que, desde el encuentro con Cristo, como la samaritana, pueda vivir con toda su dignidad.