Análisis

POBREZA Y ECOLOGÍA, GRANDES RETOS DE LA IGLESIA BOLIVIANA

A pesar de los indicadores macroeconómicos de bonanza, los obispos bolivianos alertaron de que la pobreza prevalece en el país. En un Mensaje al Pueblo de Dios a la conclusión de su 92ª Asamblea, los miembros del Episcopado reclamaron también la atención sobre los conflictos territoriales para evitar enfrentamientos entre hermanos, además de pedir que se respete la voluntad popular tras las elecciones judiciales del 16 de octubre.[Siga aquí si no es suscriptor]

En este sentido, al término de la reunión, el secretario general de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), Óscar Aparicio –acompañado por el vicepresidente, Jesús Pérez, y el arzobispo de Cochabamba, Tito Solari–, insistió en que “se diga la verdad y se respete el voto popular”, después de que “medios de comunicación e instituciones denunciaron la manipulación de los resultados”. Según los cómputos finales, hubo más votos nulos y blancos que válidos, desatando la polémica sobre la legitimidad de los magistrados elegidos.

Los 36 prelados que integran la CEB expresaron, asimismo, su sincera gratitud a los hermanos indígenas de la Amazonía, porque su marcha de 600 kilómetros (desde Trinidad a La Paz) durante 65 días, para obligar al Gobierno a detener el proyecto de una carretera, ha contribuido a despertar la conciencia del país acerca de la “urgente necesidad de preservar los recursos y las reservas naturales, fuente de vida no solo para las generaciones presentes, sino también para las futuras”.

“Como pastores, expresamos nuestro respaldo y cercanía, y reafirmamos con firmeza las palabras del cardenal Julio Terrazas, presidente de nuestra CEB, pidiendo que por parte de todos ‘se respeten los acuerdos alcanzados entre el Gobierno y representantes de la marcha indígena de las tierras bajas de Bolivia’”.

La declaración parece aludir directamente al presidente Evo Morales, que se escuda en que existen sectores que piden la construcción a ultranza de la carretera, financiada parcialmente por Brasil.

“Ni las dificultades del camino, ni las inclemencias del tiempo, ni la violencia de la que han sido víctimas, han podido doblegarlos, porque los fortalecía el amor y apego a la tierra, la fe en el Dios de la vida y la convicción de estar en la verdad en defensa del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro-Sécure (TIPNIS), su hábitat natural”, señaló Terrazas, quien desveló que la Asamblea de la CEB dedicó “un tiempo considerable a profundizar en este tema de la ecología y el medio ambiente, con la esperanza de recoger el resultado de nuestras reflexiones en una carta pastoral”.

Reconciliación social

Además, los obispos pidieron “superar los conflictos territoriales”, no solo departamentales (Oruro frente a Potosí por Coroma y Quillacas), sino también municipales (La Paz con las alcaldías vecinas de Palca, Mecapaca y Achocalla). Estos problemas limítrofes “confrontan a conciudadanos, generando tensiones y división”, por lo que la jerarquía católica llama al diálogo sincero para encontrar soluciones, permitiendo así una verdadera reconciliación social fundada en la solidaridad y el bien común, y que evite mayores conflictos.

Preocupación le produce también a la CEB la pobreza, que sigue manifestándose –entre otros aspectos– en la falta de trabajo digno y de acceso a los servicios básicos y de salud, y en la insuficiente alimentación de sectores marginados por la constante subida de la canasta familiar. Por eso, aunque reconocen la mejora de los índices macroeconómicos (12.122 millones de dólares de reservas internacionales en noviembre, un crecimiento del PIB de un 5% y exportaciones por valor de 6.763 millones de dólares a 30 de septiembre), los obispos, en el desempeño de su ministerio pastoral entre la gente, constatan esa pobreza, “situación que origina violencia social, inseguridad ciudadana y persistente migración tanto interna como externa”.

El Encuentro Nacional de Comunidades Eclesiales de Base y el Congreso Nacional de las Obras Educativas de la Iglesia fueron otros de los asuntos resaltados por el cardenal Terrazas durante la Asamblea. “Haciéndonos eco del pedido de los educadores católicos y de los padres de familia en dicho Congreso –recordó en la apertura de la misma–, reiteramos a las autoridades educativas del Estado que cumplan el compromiso acordado de firmar el Convenio sobre Educación entre el Ministerio de Educación y la Conferencia Episcopal”.

Quedan pendientes, no obstante, otros convenios sectoriales relativos a las obras sociales, de salud y atención penitenciaria, que beneficiarán a sectores necesitados del pueblo boliviano.