Análisis

Paulovich: Noticias de Evo en Alemania

No pude menos que felicitar a mi reportera cholita por los altos contactos que mantiene

Estábamos a punto de iniciar nuestra jornada periodística, cuando comenzó a timbrar el teléfono y Macacha se abalanzó sobre el aparato porque le vino el “tinkazo” (léase intuición) de que importantes noticias nos serían anunciadas inmediatamente.

— Aló, ¿hablo con la casa del periodista Paulovich cuyo corresponsal es la cholita Macacha…?

— Habla usted con ella, señor Presidente ¿qué información requiere usted?

— Gracias por haber reconocido mi voz estando yo tan lejos pues me encuentro en Berlín, capital de la República de Alemania y en estos momentos no sé qué pasa en La Paz, en mi Palacio y en mi Despacho…

— No se preocupe don Evo porque –como corresponsal– he podido comprobar que su Vice abre las puertas del palacio a las 5:00 de la madrugada y comienza a llamar a todos y cada uno de los ministros para evitar que estén ociosos o estén pensando en “negociados” u otras cochinadas.

— ¡Ah qué bien, cholita periodista! Y dígame otras cositas más: ¿El Alvarito se sienta en mi silla presidencial y utiliza mi cuarto de baño presidencial y exclusivo…?

— Eso no sabría decirle, señor Presidente, pero voy a averiguarlo para que usted duerma más tranquilo mientras pasea por “Las Europas”.

— Muchas gracias, cholita periodista también quisiera preguntarle a usted o a su jefe periodístico, cómo anda eso del “Segundo Aguinaldo” porque algunos empresarios y financistas se me han reído en la cara cuando les he contado esa mi idea genial.

— Se lo voy a averiguar, don Evo. Ahora, como contraparte de las informaciones que yo le he proporcionado, quisiera pedirle que me comunique algunas noticias primiciales acerca las entrevistas y negociaciones que usted sostuvo con la señora Ángela Merkel y otros personajes de alto vuelo.

— Con todo gusto, cholita periodista. En primer lugar debo decirle a usted y a todos los movimientos sociales encabezados por el Conalcam que la señora Ángela Merkel es una entusiasta partidaria de nuestra reivindicación marítima, pero que no lo puede decir tan francamente por la altísima representación que inviste, aunque ella en su interior profundo también quiere un mar para Bolivia.

Así concluyó la conversación telefónica entre el Presidente Vitalicio del Estado Plurinacional, Multilingüe y Folklórico. No pude menos que felicitar a mi reportera cholita por los altos contactos que mantiene con personalidades tan importantes y al mismo tiempo tan pintorescas, como nuestro propio país.