Análisis

Paulovich: Me lo dijo un pajarito

En la búsqueda de noticias serias acerca de la Cumbre Presidencial que se realizó en Caracas y a la cual asistió nuestro presidente vitalicio Evo Morales, mi socia periodística rompió en carcajadas al saber que al presidente venezolano le contó un pajarito que el comandante Chávez se halla feliz luego de haber sido sembrado hace rato.

Como yo soy serio y circunspecto pedí a mi pariente espiritual que contuviera su risa porque yo también tengo un pajarito que me cuenta cosas que son muy preocupantes.

La “hualaycha” (léase traviesa) cholita cochabambina no cesó de reír mientras me señalaba con un dedo y decía: ¿así que usted, compadrituy tiene un pajarito que le cuenta cosas…?

Fastidiado al ver que mi joven comadre se burlaba de mi pajarito le pedí que hablásemos en serio porque cosas muy graves están sucediendo en nuestro país.

Mi comadre se puso seria prometiéndome que nunca más se burlaría de mi pajarito y del pajarito que le habla al presidente de Venezuela señor Maduro, concediéndome el uso de la palabra, siempre que yo no hablase macanas.

Comencé diciendo a mi comadre que deberíamos preocuparnos mucho por la destitución de dos magistradas del Tribunal Supremo Constitucional y la inmediata sustitución por dos personajes nombrados por el Poder Ejecutivo.

Mi comadre nacida en Quillacollo frunció el ceño y me dijo que el Tribunal Supremo Constitucional tiene un poder ilimitado que no sería raro que modificase la actual Constitución (con referéndum o sin él) y declarase a Evo Morales presidente por tiempo indefinido, al igual que lo hizo el actual Presidente de Nicaragua, y como también lo fuera el comandante Hugo Chávez a quien sólo la muerte lo despojó de sus poderes, aunque una de sus hijas siga gozando hasta hoy de algunos privilegios del poder.

Cuando mi comadrita y yo reconocimos las maniobras gubernamentales que podrían desembocar en un Evo presidente per sécula seculorum amén, la cholita recién tomó en serio mi verdad que tanto la hizo reír cuando le manifesté que yo también tengo un  pajarito que me habla porque tal cosa no es privilegio personal del presidente venezolano señor Maduro pues yo también lo poseo, ofreciéndole a Macacha los humildes servicios del mismo, gesto que la cochabambina agradeció aunque me manifestó que ella tiene un pajarito en Quillacollo que le aconseja y advierte sobre asuntos graves que podrían ocurrir en nuestro país y que ese pajarito se llama Don Nemesio Q.E.P.D.

De esa manera, todos quedamos felices con nuestros pajaritos que nos envían mensajes desde el más allá.