Análisis

Paula Camacho : “¡Es fácil juzgar! ¡Hermosa imagen!”

Entonces hoy el piloto se convirtió en el villano.

Entonces hoy el piloto se volvió el asesino.
Entonces hoy es culpa del piloto.
Entonces hoy el piloto era el pan duro.
Entonces hoy el piloto se volvió irresponsable.
Son tantas las culpas que este piloto ‘ hoy lleva, después de ayer haber sigo honrado como un héroe!

Ayer era el hombre, era el mejor, era el bestia, el super, el admirado por todos eh? La verdad es que nunca estamos satisfechos, la verdad es que siempre preferimos juzgar, la verdad es que nunca dejamos de ir por la cabeza de los demás.

Mi gente este pobre hombre murió también, no salió ileso, no sobrevivió para volver a su hogar o simplemente decirnos su versión sobre el hecho ocurrido, porque juzgar tanto a alguien que no puede defenderse? Porque lastimar tanto a su familia con comentarios innecesarios y dolorosos?

Porque señalar con el dedo sin mirar e imaginar que él al igual que todos los seres humanos normales son defectuosos? Porque no te callas? Por qué no dejar de culpar? Detente! Piensa.

Desde cuando la noticia de este grave accidente se ha confirmado que estamos viendo homenajes, textos de reflexión sobre la vida o sobre nuestros comportamientos, desde ayer estamos recibiendo imágenes o videos que intenten hacernos cambiar nuestra forma de actuar y de pensar, y nosotros al En vez de intentar madurar con el dolor, simplemente nos hacemos peores porque creemos sin saber, nosotros sin tener verdades, estudiamos cosas sin pensar. Será que todo esto que ocurrió no te dolió? No te ha hecho reflexionar? No te vez ver la vida de otra manera? Por favor! Vamos a respetar, vamos a tener compasión, busquemos entender, vamos a crecer en los pensamientos y las actitudes.

Como dije en un post ayer, Dios no permite que ninguna hoja cae de un árbol sin tener un motivo, pues bien! Lamentablemente la vida no es eterna, lamentablemente no podemos desviar de la ruta final que todos tendremos un día, lamentablemente todos somos pasajeros de la nave a bordo llamado vida. Por desgracia, cuando llega la hora no tiene como escapar de ella. Así que, si el piloto fue o no culpable aprende a callarte, aprenda a respetar porque ni siquiera vivo está. Este hombre tenía sueños, metas, tenía familia, tenía hijos, amigos, este hombre amaba lo que hacía y luchó mucho para poder dar su nombre y hacer historia en la aviación boliviana. Nada de esto fue en vano, todo en la vida tiene un motivo y un porque, y nosotros no podemos hacer nada.

Este piloto para mí sí murió como un héroe, y no lo digo sólo porque él lleva la misma nacionalidad que yo en la sangre, más sí porque él aún permitió que los demás tripulantes pudieran tener un entierro digno y sus familias pudieran darle un último adiós a Ellos de la forma en que realmente se merecen.

Este piloto tiene mi respeto y sinceramente este piloto no murió sólo hoy vuela más alto y sobre el equipo que ella llevaba rumbo a conquistar un título tan soñado están subiendo sí la serie, en serio hacia el cielo, rumbo al equipo de Dios! Micky Quiroga.