Santa Cruz

#PapaenBolivia Jovenes voluntarios llamados por la fe

Si hay algo en lo que coinciden estos jóvenes es en el gozo de poder servir a Dios y a su comunidad Betania, y aunque dos ya tuvieron la oportunidad de poder estar presentes en un encuentro de jóvenes en Brasil, donde estuvo el papa Francisco, todos esperan con ansias su llegada al país. Liliana Vaca Pinto, Rider Vaca y Verónica Castro son solo algunos de los jóvenes voluntarios para la llegada de Sumo Pontífice a Bolivia. Ellos cuentan cómo se están preparando para esta visita.

Escuchó a Francisco en Brasil.

Liliana Vaca aseguró que siempre fue creyente, pero por costumbre, sin embargo, por diversos problemas que atravesó decidió aferrarse más a Dios y lo logró a través de su comunidad. Allí encontró el respaldo de amigos y desde hace seis años participa fielmente en las diferentes actividades que realiza este movimiento. Y aunque tuvo la oportunidad de escuchar la Santa Misa en la Jornada Mundial de Jóvenes en Río de Janeiro, en donde estuvo el papa Francisco, aseguró que fue una experiencia hermosa y le abrió la mente espiritualmente, porque aquella experiencia marcó su vida de una manera que no puede explicar. “El escuchar, ver a personas de todo el mundo cantando en sus idiomas nos conectaba, prácticamente en esos momentos todo es paz y amor, y la maldad no existe. Creo que va a suceder lo mismo en el país y que se van a disipar muchas cosas negativas”, manifestó.

Ya se encuentra trabajando.

Rider Castro tiene 26 años y hace siete años forma parte de este movimiento haciendo un servicio a las personas y lo que requiera la Iglesia. Aseguró sentirse emocionado con la llegada del Santo Padre, ya que “es el Vicario de Cristo, el hombre que Jesús dejó para que podamos ser guiados”, dijo. Forma parte del voluntariado de jóvenes para esta visita y comentó que ya están armando equipos y comisiones. “El papa Francisco es un hombre humilde que da su vida por Dios y el prójimo, como jóvenes debemos dejar la indiferencia que es algo que está destruyendo a la sociedad y por el contrario, hagamos nacer el espíritu del servicio hacia el prójimo”, expresó.

Fiel servidora.

Está encargada de la pastoral juvenil de su comunidad, la cual se encargará de la guardia papal que estará compuesta por 15.000 jóvenes voluntarios del departamento y 5.000 que llegarán del interior del país, comentó emocionada Verónica Castro, una fiel servidora de la comunidad Betania, del que forma parte desde hace siete años. Verónica comentó que personalmente la llegada de Francisco es una bendición porque va a encender la fe de los católicos que tal vez están dormidos en la Iglesia. “Estoy ansiosa porque llegue ese día, como él dijo el pastor tiene que tener olor a oveja, es decir, él está viniendo y visitando todos los lugares que puede, que quieren tener olor a oveja”, señaló.