Internacional

Obispos mexicanos piden que paren las deportaciones masivas de menores

(Ciudad de México / México).-  En el marco de la visita que el gobernador de California, Estados Unidos, Edmund G. Brown, realizó a México del 27 al 30 de julio, los obispos mexicanos formularon varias propuestas para buscar posibles soluciones sobre la dramática situación generada por la crisis de los niños y adolescentes migrantes no acompañados. 

El Servicio Informativo de la arquidiócesis de México (SIAME) señaló que entre los planteamientos de los prelados mexicanos, está el cese de las deportaciones masivas, pensar en la reunificación de las familias de los menores migrantes, revisar el Tratado de Libre Comercio de los Estados Unidos con Centroamérica, buscar la generación de empleos a través de la inversión del gobierno y del sector privado estadounidense en la región y agilizar los mecanismos de actuación de los gobiernos sobre el tema migratorio. 

Asimismo, desalentar la migración mediante campañas de información veraz y enriquecer el trabajo conjunto de la Iglesia Católica, las otras iglesias, las organizaciones no gubernamentales y las empresas con los gobiernos implicados para brindar soluciones integrales. 

En la reunión sostenida en la Ciudad de México, con la participaron del arzobispo de Los Ángeles, monseñor José Gómez, así como representantes eclesiásticos y diplomáticos centroamericanos, hubo un consenso espontáneo respecto a las causas de esta migración: la pobreza, la violencia por la presencia de grupos delictivos y la que se genera en el hogar. 

El gobernador Brown agradeció la presencia de los obispos, sacerdotes y diplomáticos y escuchó con profundo interés los aportes de cada uno de ellos. 

Por su parte, el arzobispo de Los Ángeles comentó que la mayoría de estos niños y adolescentes migrantes están llegando directamente a la frontera con los Estados Unidos y que se mantiene un diálogo con los obispos de Centroamérica para dar atención al problema y a sus causas. 

El fenómeno es considerado ya como emergencia humanitaria en la región. “Una de las razones principales –por las que sólo de octubre a la fecha emigraron más de cincuenta y siete mil niños indocumentados a los Estados Unidos, la mayoría centroamericanos, es la falsa información sobre una inminente reforma migratoria”, lo que aprovechan los intermediarios (coyotes) para pedir a las familias fuertes cantidades de dinero para trasladar a los menores hacia la frontera con Estados Unidos. 

Por su parte monseñor Guillermo Rodrigo Teodoro Ortiz Mondragón, de la diócesis de Cuautitlán y responsable de la comisión para la movilidad humana de la Conferencia Episcopal Mexicana, explicó que el gobernador de California lamentó el “estancamiento” en el que se encuentra en el Congreso americano la iniciativa de reforma migratoria, que abriría la vía a la ciudadanía a once millones de inmigrantes indocumentados que viven, estudian y trabajan en ese país. 

Los obispos, junto con el gobernador, acordaron iniciar y sostener campañas de información veraz sobre las leyes migratorias norteamericanas, y al mismo tiempo considerar la legalización de la “reunificación de las familias de los menores migrantes” en la frontera que ya tienen a sus padres en los Estados Unidos. 

California comparte con México una frontera de 225 kilómetros, por donde cruzan también legalmente miles de personas y mercancías diariamente, especialmente por el paso entre Tijuana y San Diego. En esta zona se descubrieron túneles clandestinos para el paso de indocumentados y el tráfico de drogas.+