Oruro

Obispo recibió a primeros danzarines que llegaron a los pies de la Virgen

Los “mañazos” fueron recibidos por Monseñor Cristóbal Bialasik El Obispo de la Diócesis de Oruro, monseñor Cristóbal Bialasik recibió ayer a los primeros danzarines que llegaron a los pies de la Virgen del Socavón, por tradición pertenecientes a la Gran Tradicional Auténtica Diablada Oruro, por ser el conjunto más antiguo que expresa su fe y devoción bailando para la Madre de Dios.

Al momento de recibirlos monseñor expresó: “Es una alegría recibirlos acá en el Santuario del Socavón, nuestra Mamita los espera con los brazos abiertos para que tengamos paz y amor. Cada uno atravesamos varias dificultades pero qué nos nueve, es nuestra fe por eso venimos ante nuestra Madre para pedirle nuestra redención”, expreso Bialasik.

Los danzarines, luego de escuchar a monseñor, y de recibir la bendición procedieron a pasar de rodillas por debajo de la imagen de la Virgen, haciendo la promesa de bailar por tres años, otros tal vez concluyendo ya su promesa, y agradeciéndole por sus favores, o pidiéndole bendiciones, lo cierto, es que miles de personas llegaron ayer hasta el Santuario del Socavón, movidos por la fe y devoción, lo que permite que cada año se realice este milagro.

Posteriormente Monseñor en conversación con los periodistas manifestó que según la costumbre que se tiene después de Todos los Santos, se celebra siempre el Primer Convite y por la gracia de Dios comienza con la bendición de la Virgen María y del Señor.

“Todos los bailarines han venido con mucha devoción y alegría pero también expresando su fe y devoción, realmente la fe de nuestro pueblo es una fe muy profunda y hay que agradecer a Dios por eso”, dijo Bialasik.

Expresó su esperanza porque este año sea lleno de bendición para que se puedan cumplir las obligaciones de la fe y expresión, además que el pueblo sea bendecido a través de sus familias y hogares, en el campo y en las minas para que Dios proteja a todos de los accidentes y de todo lo que pueda suceder, “pero ojalá no suceda nada malo y podamos vivir esta felicidad de fe y cultura con el pueblo”, refirió el Obispo.