Santa Cruz

Obispo positivo al coronavirus envía mensaje desde el hospital en el “domingo de la Misericordia”

Monseñor Antonio Reimann, Vicario Apostólico de Ñuflo de Chávez, diagnosticado positivo al corona virus, nos ha enviado un saludo desde el Hospital de Remanzo, en Santa Cruz de la Sierra, donde se encuentra hospitalizado desde hace varios días.

La ocasión de su mensaje ha sido el Domingo de la Misericordia que se celebra por voluntad de Juan Pablo II, el segundo domingo de Pascua.

Monseñor Reimann ha estado enviando algunos mensajes desde que fue hospitalizado y que pueden ser leídos al final de esta nota.

MENSAJE DEL MONSEÑOR ANTONIO BONIFACIO REIMANN

19 DE ABRIL

Hoy, todo el mundo, espera con ancia a una vacuna que acabe con el corona virus.

También hoy el Senor dona a su Iglesia más que una vacuna, es el poder de su Espíritu Santo para perdonar los pecados (cfr. Jn 20,22).

El pecado no sólo destruye nuestra vida natural, las relaciones interpersonales, sino nos aleja de la Vida eterna con Dios ( cfr. Mt 18,8).

Hoy el Senor Resucitado, lleno de Misericordia con nosotros, institute el Sacramento de la Reconciliación que introduce al mundo dividido una nueva cultura, la cultura de paz, y de perdón.

Démosle gracias siempre, participando de esta fuente de limpieza espiritual y de paz.

Demos gracias al Señor por los sacerdotes, ministros del Señor, sus embajadores, en la obra de la Reconciliación (cfr. 2 Cor 5,20).

Y pidamosle, que no falte al Pueblo de Dios los sacerdotes celosos dispensadores de la Misericordia del Señor.

También que todos los bautizados en Cristo, seamos instrumentos de Paz y de reconciliación .

Recordemonos siempre la bienaventuranza del Señor: “Felices los misericordiosos, porque serán tratados con misericordia” (Mt 5,7).

SALUDOS a todos, especialmente a los Fieles de la comunidad de Litoral con su Párroco y las Hermanas, en la parroquia de La Asunta, donde la capilla está dedicada a la Divina Misericordia .

…y yo sigo esperando a los resultados de la prueba.

Gracias a todos que me ayudan a no perder la paciencia y buen humor.

En la hora de la Misericordia, en el Hospital de Remanzo, Santa Cruz

MONSEÑOR ANTONIO BONIFACIO REIMANN


12 DE ABRIL – “VAMOS CON CRISTO RESUCITADO A LAS PERIFERIAS EXISTENCIALES DONDE SUFREN LAS PERSONAS HUMANAS”.

MONSEÑOR ANTONIO BONIFACIO REIMANN.
Este mensaje me trajo está mañana a la puerta de mi cuarto un joven enfermero.

Yo de mi parte quiero también acercarme espiritualmente con esta Buena Noticia a todos Ustedes, a sus casas, a sus Familias, desde los más pequeños hasta los ancianos, a los sacerdotes y seminariatas, a los Hermanos y las Hermanas en la Vida Consagrada.

Desearles, que está buena Noticia se torne en el encuentro personal y comunitario con Cristo Vivo, Resucitado.

Y con las mujeres de la mañana de PASCUA, con los discípulos de Emaus, y con tantos testigos, anunciemos con toda nuestra vida, que CRISTO VIVE, y nos ama.

Sobre todo vayamos con Cristo a las periferias existenciales donde sufre la persona humana.

Les deseo felices pasos con Cristo Resucitado.

MONSEÑOR ANTONIO BONIFACIO REIMANN


11 de ABRIL – MENSAJE DEL MONSEÑOR ANTONIO PARA HOY DIA SABADO SANTO.

“CON JESUS APRENDEMOS A DAR NUEVOS PASOS”.

Hoy Sábado Santo

Quiero compartir con Ustedes un detalle que me hizo pensar mucho.

Cada mañana por mí pequeña ventana en el baño entran los rayos del sol naciente. Los busco por que me traen la vitamina D3 tan importante para aumentar las defensas. del cuerpo.

El cántico de Zacarías que entono tambien cada mañana, me abre el otro horizonte, al Sol que nace de lo alto, que ilumina a los que habitan en las tinieblas y en sombras de muerte, para guiar nuestros pasos por el camino de la paz (cfr. Lc 1,78-79).

Los rayos del sol que entran a mi cuarto por un corto tiempo, aveces están perturbados por una densa nube. Sin embargo este fenómeno me permite mirarar al sol de frente, lo que fuera imposible sin la nube que un poco tapa el sol.

Las nubes tensas de la COVID 19 que cubren actualmente a todos los continentes, nos ayudan también a dirigir nuestro rostro, y sobre todo nuestro corazón al Sol que es él Señor mismo, y sentirnos criaturas limitadas, débiles.
Por otro lado experimentamos que nuestra vida no depende sólo de nosotros, sino de él, que nos ama, sufre con nosotros, y nos salva.
Se cumple lo que dijo Pablo Apóstol: Cuando soy débil entonces soy fuerte (cfr. 2 Cor 12, 9-10).

Esta noche de la Vigilia Pascual, el sacerdote en la Iglesia oscura y vacía de los Fieles, encenderá el Cirio Pascual , y cantará tres veces: LUZ DE CRISTO.

Lo mismo pueden hacer Ustedes en sus casas. Pero les pido, que no se queden solamente con este gesto exterior. El sacerdote después de encender el Cirio Pascual, canta un canto antiguo que se llama el Pregón Pascual. Este canto nos revela la presencia amorosa de Dios en la historia de su Pueblo.

Canten Ustedes también en Su Familia el Pregón Pascual.
¿Como?
Recordando todo lo hermoso que han vivido desde su infancia, hasta el tiempo de fundar la Família.

En este gesto de encender la vela que les acompañe también el gesto de darse las manos, de decir que te quiero, de pedir perdón por la ingratitud y falta de servicio mutuo con amor.
Pidan perdon por no contar con Jesús muchas veces, por no dialogar con él, por tener tiempo para tantos asuntos pasajeros, y no escuchar la Palabra que es eterna. Tambien pidan perdón al Señor por no valorar quizas el Sacramento del Matrimonio, y no alimentar esta nueva vida con el Sacramento de la Eucaristía.
Por estar encerrados en sus intereses personales, y descuidar la ayuda a las personas vulnerables y abandonadas.

Esfoy seguro, que si esto acontece en esta Vigilia Pascual en su Familia, entonces verdaderamente Cristo hará su Paso, su Pascua por ella.

Y es esto lo que de todo el corazón les deseo desde el Hospital, donde a prendo a dar nuevos pasos con él Senor. Y gracias también a Ustedes por ayudarnos a caminar nuevamente con él Señor y con Ustedes.

Mis deseos son para todos Ustedes, para la Vida Consagrada, que es la Família Espiritual, y para mis Hermanos Sacerdotes, que es la Familia de la Fraternidad Sacerdotal.

En este Paso hacia el encuentro con Cristo Resucitado nos acompaña la Madre de Jesús, la Virgen Maria, Magdalena, Apóstol de los Apóstoles, Pedro y Juan, y toda la multitud de los testigos de la fe a lo largo de la historia de la Iglesia.

Felices pasos con Cristo muerto por nosotros y Resucitado.

MONSEÑOR ANTONIO BONIFACIO REIMANN


10 DE ABRIL. SALUDOS DE NUESTRO PASTOR MOBSEÑOR ANTONIO BOBIFACIO REIMANN.

Queridos Hermanos y Hermanas en Cristo Nuestro Salvador

En este día del Jueves Santo, día de la Institución de la Eucaristía, del Sacerdocio Ministerial , y del Mandamiento del Amor Fraterno, les saludo y oro por Ustedes desde mí Cenaculo del Hospital Remanzo en Santa Cruz.

En estos tiempos difíciles, agradecemos al Señor que se quedó con nosotros para siempre en la Eucaristía.
Ésta es la fuente de nuestra esperanza cristiana, pues no estamos sólos, abandonados, él está con nosotros.

Junto con todos los sacerdotes del Vicariato y del mundo entero, agradezco al Señor por su llamado a renovar todos los días los misterios de nuestra salvación en la Santa Misa, donde se cumple su promesa: “Yo estaré con Uds todo a los días hasta el final de los tiempos” (Mt 28, 16-20).

Y bendigo al Señor por todos los bautizados, que encuentran su sentido de vida, y su alegría en el servicio desinteresado al prójimo.

Animadora de esta misión a lo largo de la historia de la la Iglesia ha sido la Vida Consagrada junto a los Fieles Laicos comprometidos en la caridad fraterna.

Confío al Señor, que tampoco hoy faltarán en nuestras parroquias las personas generosas, que no pasarán de largo frente al hermano sólo, enfermo y desamparado.

Les agradezco y bendigo por todas estas iniciativas animadas por nuestra Caritas Parroquial, Pastoral de Salud, por otras Instituciones y personas particulares, en favor de los más necesitados.

El Papa Francisco en su catequesis del Miércoles Santo nos recordaba a todos: “El poder de este mundo pasa, mientras el amor permanece. Sólo el amor guarda la Vida que tenemos, porque abraza nuestras fragilidades y los transforma… Desde El corazón abierto del crucificado, el amor de Dios llega a cada uno de nosotros…Abramos le todo el corazón en nuestra oración. Dejemos que su mirada se pose sobre nosotros, y comprenderemos que no estamos sólos, sino que somos amados, por que él Señor no nos abandona, y nunca se ha olvidado de nosotros “.

Les agradezco por sus oraciones elevadas al cielo, por todos los que hemos sido afectados por el coronavirus.

A Dios gracias hay mejora. Recemos también por todos que están cerca de nosotros en los hospitales preocupados por nuestra salud.

Que estos días Santos del Triduo Pascual, quedandonos en casa, nos ayuden en la renovación integral para ser auténticos testigos de Cristo que murió, resucitó, y sigue vivo entre nosotros.

Permitamos a la Virgen Inmaculada, que nos ayude a ser dóciles al Espíritu del Señor en estos Días Santos y en toda nuestra vida.

Fraternalmente,

+ Antonio Bonifacio