Oruro

Obispo de Oruro: La Navidad es una oportunidad para fortalecer la unidad familiar

La Navidad debe ser un momento para compartir en familia, reforzar esos lazos enmarcados en las buenas costumbres como la solidaridad y la comprensión y la felicidad, es el mensaje de Monseñor Cristóbal Bialasik, para la comunidad católica en la celebración del nacimiento del Señor Jesucristo.

“La celebración de la Navidad, es la fiesta más destacable para unir a la familia, gozar y felicitar a los hermanos, a los papás a los demás familiares, por ese motivo es un tiempo muy importante para cada hogar y cada ser humano porque hay veces que venimos de lejos, de otros países, del otro lado del mundo, para encontrarnos con nuestros familiares y esto es algo hermoso”, mencionó.

La autoridad religiosa dijo que es necesario compartir con la familia diversas actividades, como ir a la misa del nacimiento del Niño Jesús, compartir una comida especial entre todos y también ser solidarios con las personas más necesitadas en el marco de la felicidad que caracteriza a todas las personas entregadas al Señor.

Señaló que las diferentes parroquias comenzaron desde ayer por la noche con las eucaristías de gallo, esperando la buena nueva y para hoy se tienen misas para compartir con la comunidad católica, la alegría del nacimiento del Señor Jesucristo y que la población debe asistir para renovar su fe en Dios, porque más allá de los regalos o de la comida lo que se celebra junto al nacimiento, es la renovación de la esperanza de días mejores para la ciudadanía boliviana.

El Obispo indicó que se tendrán actividades similares para el Año Nuevo. El 31 por la noche se celebrará una misa de despedida del año, en el templo de nuestra señora de “La Asunción”, la Catedral de Oruro, se realiza un resumen de las actividades de esta gestión y la jornada siguiente se tendrán misas recibiendo el año nuevo.

Dentro del balance que se hace de este año, Monseñor Bialasik, indicó que se tuvieron actividades importantes como la llegada del Papa Francisco, la renovación de las autoridades de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), pero también momentos tristes como la partida de Julio Terrazas, primer Cardenal Boliviano.