Análisis

Nataly Carrasco: La Salud, responsabilidad de todos

Si de lo que se trata es de salvar vidas, es relevante entender que la salud, es responsabilidad de todos, por tanto, es necesario promover acciones que lleven a una acción conjunta de todos los sectores involucrados.
Por consiguiente, el Centro de Promoción del Laicado “Ricardo Bacherer” CEPROLAI, en coordinación con la Pastoral de la Salud de la Arquidiócesis de La Paz, a través de la plataforma zoom propició, un espacio de diálogo y análisis de la realidad; el conversatorio “Sueños de País” con el tema: La Salud, responsabilidad de todos.
Muchas pandemias con mayor índice de mortalidad se han presentado en la historia de la humanidad. El COVID-19 es un virus creado en laboratorio que ingresa por la nariz o la boca, aún no existe una vacuna que puede evitar el contagio, sin embargo, asumir medidas de bioseguridad para prevenir la enfermedad pueden evitar el incremento de casos. Por otra parte, el consumo de agua y alimentos naturales son necesarios para fortalecer nuestro sistema inmunológico, explicó Edgar Tapia, médico ginecólogo masto oncólogo expositor en el evento y que compartió un análisis de la situación de sistema de salud en Bolivia ante la presencia del COVID-19.
A su turno, como expositora, Rutth Fernández, coordinadora de la Pastoral de la salud, afirmó que la oración y la asistencia son las dos estrategias que la mencionada pastoral, a través de su voluntariado, efectiviza en hospitales y centros de salud de la ciudad de La Paz.
De manera detallada, Fernández sostuvo que la labor de voluntarias y voluntarios de la pastoral de la salud, no consiste únicamente en realizar gestiones para proveer medicamentos u otros insumos de bioseguridad, sino en atender las necesidades de personas, que muchas veces en situación de calle o abandono; además de alimentos y asistencia médica, necesitan una contención espiritual para afrontar males como el estrés, la soledad, la angustia o desesperanza.
Aunque se dificultó la comunicación de Sor Teresa Ruíz, religiosa de la congregación Siervas de María, ministras de los enfermos, su presencia permitió a los asistentes solidarizarse con el servicio que estas religiosas realizan en el hospital Pedro Claver de la ciudad de Sucre, destinado a la atención de pacientes con COVID-19. La crisis ocasionada por un deficiente sistema de salud incapaz de atender las necesidades básicas emergentes ha propiciado que médicos, enfermeras y religiosas tengan que afrontar esta emergencia sanitaria extremando recursos por demás creativos y apelando a otras instancias de la iglesia que puedan favorecer su labor que no solo implica el alivio al dolor físico, sino que se fundamenta en el soporte anímico y espiritual que se brinda a los pacientes de ese centro hospitalario.
Posteriormente, mediante el chat de la mencionada plataforma las personas que ingresaron al evento, tuvieron la oportunidad de realizar preguntas dirigidas a los expositores que permitieron aclarar diversas dudas referidas, por ejemplo: al uso de medicamentos, medidas de bioseguridad y la manera de colaborar en el servicio que presta la pastoral de la salud en la ciudad de La Paz, entre otras.
Este espacio de análisis se realizó como una iniciativa que pretende dejar de lado actitudes negativas como: pánico, egoísmo desbordado, indiferencia, discriminación, imprudencia o la negligencia.
Desde la Iglesia Católica, necesitamos vivir una fe activa que vaya al encuentro del otro, que sienta su dolor, que se involucre, que luche porque se cumplan los derechos de los más necesitados pero que también promueva una conciencia crítica de cuidado personal, familiar y responsabilidad social para poder evitar que se continúen incrementando los casos de infectados del COVID-19 en Bolivia.
El mencionado conversatorio, contó con la participación de 100 personas que este 25 de junio de 2020 se dieron cita, para demostrar que efectivamente que la salud es responsabilidad de todos.