Cochabamba

Monseñor Tito Solari pide que “nadie se lave las manos” por la matanza en Palmasola

El Arzobispo de Cochabamba, Tito Solari, se refirió a la matanza de presos en la cárcel de Palmasola, en Santa Cruz, pidiendo a todos los involucrados asumir la responsabilidad y “no lavarse las manos”.

Solari señaló que los hechos en la población penitenciaria de Palmasola traen a la mente la muerte del máximo líder del penal de El Abra en Cochabamba, quien murió en manos de los mismos internos la víspera de una navidad.

“Estos signos tienen que llegar a la conciencia. Que nadie se lave las manos y que diga que se trataba de un hecho de delincuentes”, expresó Solari.

Explicó que para el cristiano el preso es Cristo y como tal se debe pensar en amarlo, visitarlo y preocuparse por él, como ser humano y no como delincuente.

“Que se tome conciencia de que la realidad que viven los presos en Bolivia es inhumana”, dijo la autoridad religiosa, señalando que los factores que derivaron en esta matanza son las estructuras establecidas en el manejo de los recintos carcelarios.

“Las cárceles están manejadas por la fuerza, el poder físico y el dinero”, aseveró reprochando el sistema de seguridad boliviano que responsabiliza a los mismos de internos de la protección de su vida.

Advirtió que si el sistema no está bien conducido la consecuencia directa es la lucha interna de grupos de poder.

Pidió que se ofrezcan a los internos los espacios, no sólo para que paguen la pena de su privación de libertad, sino también para que tengan las condiciones adecuadas hacia una verdadera rehabilitación.

Según Solari, la mejor salida inicia con un diálogo entre todos los actores: internos, policías, Gobierno e Iglesia.