Destacadas

Monseñor Luis Casey al celebrar su jubileo sacerdotal: “Siento en mi corazón el gozo de María”

Con gran alegría y espíritu fraterno se vivió en Riberalta la celebración jubilar de Monseñor Luis Morgan Casey, obispo del Vicariato de Pando.

 Agradecemos el despacho a Jackeline Tuchani y las fotos a Darwin Beyuma desde Riberalta

Las diversas actividades previstas y esperadas con mucha expectativa por la población se desarrollaron de  la mejor manera además de la asistencia de importantes delegaciones de diversas parroquias que conforman el vicariato de Pando.

Al inicio de la celebración eucarística en la Catedral Nuestra Señora del Carmen se escuchó a Monseñor Simón Bolivar Sánchez que trasmitió el saludo del Señor Nuncio Apostólico en Bolivia.

Una masiva asistencia de personas al interior de la catedral dio el marco participativo en esta noche donde todos quisieron estar y compartir   esta acción de gracias por los 50 años sacerdotales de su Obispo.

“He llegado a sentir en mi corazón lo que María sintió en su corazón cuando se encuentra con su prima Isabel;  esto proclamó en esta noche delante de todos ustedes que celebran conmigo este gozo, mi alma proclama la grandeza del Señor; esto lo proclamó hoy con todos ustedes…”, refirió Monseñor Casey durante su homilía.
 

Más adelante refirió una reflexión de su servicio pastoral e inclinación por la vocación sacerdotal en estos cincuenta años.
“Pido perdón al pueblo de Riberalta por las fallas que alguna vez he cometido, pido perdón a todos ustedes y a mi pueblo de Riberalta a quien me debo…”, afirmó.

Por su parte el Cardenal Julio Terrazas al final de la eucaristía expresó también gratitud a Dios por el jubileo de su hermano obispo: Gracias por el trabajo, cariño y desprendimiento de este hermano mío, se puede hablar mucho de él porque es mucho lo que ha hecho y seguirá haciendo”, dijo.

Asimismo pidió a la comunidad oraciones por las vocaciones sacerdotales: nosotros vamos pasando y ellos tienen que quedar por tanto que no nos dejen solos, nos ayuden y sigan surgiendo más vocaciones la sacerdocio , me siento muy alegre y me uno a la alegría de Luis y todo el pueblo de Riberalta.