Análisis

Monseñor Antonio Reimann: “A ejemplo de los Apóstoles, seamos primeros en el ejercicio de la caridad”

“A ejemplo de estos dos Apóstoles, seamos primeros en el ejercicio de la caridad para con los pobres y enfermos, víctimas de la pandemia. También primeros en la acogida y el anuncio de la Palabra de Vida en medio de nuestras periferias”, pidió Mons. Antonio Reimann, Obispo del Vicariato Apostólico Ñuflo de Chávez, a propósito de la Fiesta de San Pedro y San Pablo. Alentando también a orar por el Papa Francisco, Sucesor de Pedro Apóstol.

Mons. Antonio Reimann:

Cuando salí del hospital el día 13 de mayo, entrando a la casa de las Hermanas Misioneras Eucarísticas de la Santísima Trinidad en Santa Cruz, pude leer en la puerta principal: “Bienvenido Monseñor a la Casa del Padre”.

Acercándome al 27 de Junio a Concepción después de tres meses de ausencia, sentía que estoy llegando a la “Casa de la Madre”.

Realmente es así, no sólo porque Ella es la Patrona de la parroquia de Concepción, sino porque es la Patrona Principal de la Iglesia Local que es nuestro Vicariato.

María es también la Madre de la Iglesia Universal, así la hemos venerado el día lunes después de la Solemnidad de Pentecostés.

El Catecismo define a la Iglesia como Madre y Maestra (cfr.2030), porque de ella recibimos la enseñanza de la Palabra de Dios, nos nutrimos con la gracia de los Sacramentos, y de ella aprendemos el ejemplo de la santidad.

En la celebración de la Fiesta de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo.
Pedro, primero de los Apóstoles en el ejercicio de la Caridad.
Pablo, primero en las periferias de la Iglesia con el anuncio de la Palabra de Dios.

A ejemplo de estos dos Apóstoles, seamos primeros en el ejercicio de la caridad para con los pobres y enfermos, víctimas de la pandemia. También primeros en la acogida y el anuncio de la Palabra de Vida en medio de nuestras periferias.

Oremos en este día y siempre por el Papa Francisco, Sucesor de Pedro Apóstol. El mismo es consciente que tiene una misión grande de cumplir, y por eso nos pide insistentemente: “No se olviden de rezar por mí”.

Muchas felicidades a los que llevan el nombre de Pedro y Pablo.

También felicidades a la Parroquia de San Pablo de Guarayos atendida desde Ascensión por falta del sacerdote permanente. Agradezco al P. Edwin Quispe, párroco de Ascensión, y a las Hermanas Franciscanas por esta atención pastoral a pesar de tantos compromisos y necesidades locales. También gracias al Cabildo y, a los grupos parroquiales por mantener viva la fe del Pueblo.

Por intercesión de San Pablo pidamos la gracia de encontrar una solución adecuada en bien de esta parroquia amada.

Dios les bendiga

Nuestras Felicidades también a:

La Parroquia de San Javier que tiene cómo segundo patrono a San Pedro y Pablo.

La Comunidad de San Pedro en la Parroquia de San Ramón.

Por la intercesión de los Santos Apóstoles Él Señor les defienda de todo mal.

 

Fuente: Iglesia Viva