Análisis

Mons. Tito Solari: El amor es servicio total

Queridos hermanos y hermanas,
Seguimos nuestro camino, como Iglesia, rumbo al Congreso Eucarístico Diocesano. En esta ocasión, para nuestra preparación, contamos con un hermoso pasaje de la Escritura, tomado del Evangelio de San Juan (13, 1-20).

“Sabiendo Jesús que le había llegado la hora de salir de este mundo para ir al Padre, como había amado a los suyos, los amó hasta el extremo”. Desde el primer versículo nos encontramos con el profundo misterio del amor de Jesús. Esa noche, Jesús abrió el corazón manifestando la fuente del amor más grande, que se hace evidente en su entrega para hacer la voluntad del Padre. 

Pero además, ese pasaje evangélico nos narra un gesto que, más allá de ofrecernos el amor de Dios, nos muestra cómo debemos manifestar nosotros ese amor. Jesús nos ha dicho “ámense los unos a los otros como yo los he amado” nos ha dado el mandamiento, pero en el lavatorio de los pies Él nos muestra cómo debemos amar, nos enseña el camino del diálogo fraterno que debe primar entre nosotros para hacer realmente efectivo el amor de Dios.

El gesto de Jesús de arrodillarse para lavar los pies a los apóstoles es un gesto profundo en sí mismo: quien quiere amar al prójimo tiene que ponerse a sus pies. El amor es servicio total, es lavar y besar los pies al prójimo para abrir el corazón hacia el otro y acogerlo, desde la actitud más humilde, más servicial que se pueda dar, como ha hecho Jesús.

Les invito a que, como María, meditemos en nuestro corazón este tesoro que el Señor nos ha regalado. Y que lo llevemos a la práctica, amando y sirviendo a nuestros hermanos, especialmente a aquellos que más lo necesitan: los pobres, los que no tienen hogar, los que sufren el abandono y la falta de una mano amiga, de un hermano. Que el Señor, con su ejemplo y su guía, nos acompañe en este camino.

Que así sea,
+ Mons. Tito Solari Capellari