Cochabamba

Mons. Tito Solari: Compartir lo poco que tenemos

A casi una semana de celebrar el primer Congreso Eucarístico, mons. Tito Solari en un mensaje nos reflexiona sobre el tema de compartir lo poco que tenemos.

Falta menos de una semana para dar inicio al Primer Congreso Eucarístico Arquidiocesano, por lo cual en esta ocasión haremos una última reflexión previa, basada en el Evangelio de Juan (6, 1-15).

El pasaje narra la multiplicación de los panes. En él, el primero que piensa en el hambre de aquellas personas es Jesús: toda esa gente necesitaba comer y había que hacer algo por ellos. Felipe le indica que no tienen dinero y Andrés le muestra lo poco que hay: cinco panes y dos peces.

Por otra parte, en este mismo pasaje, pero narrado por otros evangelistas, la primera actitud de los discípulos es la de despachar a la gente para que busquen su alimento, mientras Jesús les dice: “denles ustedes de comer” (Mt 14, 16; Mc 6, 37; Lc 9, 12). Las reacciones, ante la necesidad de alimento de la multitud, son opuestas: los discípulos actúan según la lógica del mundo, que nos enseña que cada quien debe “arreglárselas como pueda”. Mientras Jesús razona siguiendo la lógica de Dios, basada en el amor que nos permite compadecernos con los que no tienen y compartir lo nuestro con ellos.

A partir de esto, Jesús nos ayuda a ver un camino: es necesario abrirnos a las necesidades de los demás, aunque sea poco lo que tenemos para compartir.

Después Jesús “tomó los panes, dio las gracias y los repartió”. Es el preanuncio de la Eucaristía. En la Eucaristía Jesús no da pan, sino el Pan de vida (Jn 6, 35): se entrega a sí mismo y se ofrece al Padre por amor a nosotros.

Por eso, en la Eucaristía, los primeros cristianos se sentían alimentados por Cristo, pero también recordaban el gesto de Jesús en la multiplicación de los panes y compartían sus bienes con los más necesitados. Esto les permitió formar una verdadera comunidad de hermanos, en la que prevalecía el Espíritu de Jesús.

Pidamos al Señor nos ayude a adentrarnos y profundizar en su Misterio. Que nos conceda la gracia de vivir como auténticos discípulos que nos encontramos y compartimos en la comunidad los dones que nos ha dado. Que María, Madre de la Divina Providencia, nos acompañe en este camino.

Que así sea,

+ Mons. Tito Solari Capellari