Santa Cruz

Mons. René Leigue: “El Señor nos manda a ser profetas y denunciar lo que está mal” en su homilía por la jornada mundial de las vocaciones

En el marco de la Jornada mundial de oración por las vocaciones, Mons. René Leigue Cesari, Obispo Auxiliar de Santa Cruz, nos anima a anunciar la buena noticia, llenos del Espíritu Santo, con la fuerza que tenía Pedro.

Hemos escuchado y repetido y cantado en el salmo, que Jesús es nuestro pastor y nada nos puede faltar. Hoy cuarto domingo de este tiempo pascual celebramos la jornada mundial de oración por las vocaciones, especialmente las vocaciones sacerdotales, que tanta falta nos hace en nuestro medio, especialmente en nuestra arquidiócesis.

Hoy necesitamos esas personas decididas con coraje, dejando el miedo a un lado para poder anunciar la buena noticia.

Pedro que en un momento a tenido miedo, no ha sido capaz de afrontar las dificultades por seguir a Jesús, por dar testimonio de Él. Después de la resurrección y lleno del Espíritu Santo, Pedro ha  salido con toda esa fuerza para anunciar a Jesús como el salvador del mundo. Estamos llamados anunciar las cosas buenas, que alabemos las cosas que están bien y dar gracias por ellas,  pero también a denunciar las cosas que están mal, ¿somos capaces de denunciar?, o solamente nos quedamos con lamentos. Aquí es donde nos llama hoy el Señor para ser profetas en medio de nuestra sociedad.

En el evangelio el mismo Jesús dice: “Yo soy la puerta, todos aquellos que han venido antes han sido unos salteadores, yo soy la puerta de las ovejas y todos los que entran por mi se salvaran”, está es la buena noticia que queremos escuchar.
Cada día escuchamos noticias malas, pero aquí está el Señor que nos llama y nos dice “yo soy la puerta, quien viene a mí y entra por mí, no tendrá miedo, pues yo estoy con él, yo estoy con ella, yo soy la puerta”.


Que importante, dice Jesús: “Yo he venido para que las ovejas tengan vida y la tengan en abundancia”, que bonita es la palabra del Señor y que linda que es la vida si sabemos vivirla.

No tener miedo a ser esos profetas en medio de la sociedad, que anunciemos y denunciemos lo que está mal. 
Hay muchos que quieren entrar por otra puerta, por otro lado, el Papa decía: “Podrán robarnos todo, pero no podrán robarnos la esperanza y mucho mas la fe”, que esa fe sea más profunda en nosotros, que sea más fundamentada en este Cristo, que nos quiere, que nos ama y que nos da la vida. Que podamos sentirlo así, vivirlo de esa manera y con la fuerza que tenia Pedro, llenos del Espíritu Santo, llenos de vida, llenos del resucitado, podamos salir de este lugar y proclamar nuestra fe, anunciar las cosas buenas y denunciar lo que está mal.

Tengamos en cuenta que Él nos dice: “Yo estoy con ustedes, no tengan miedo”.

En este domingo del buen Pastor, los seminaristas de Santa Cruz llegaron hasta las parroquias de nuestra Arquidiócesis para compartir su testimonio vocacional con la feligresía e invitarles a colaborar con el Seminario.