Destacadas

Mons. Oscar Aparicio: El Buen Pastor ama y padece con sus ovejas

El mensaje de hoy es enseñarnos que fundamental es amar, padecer con el otro, que fundamental es ser buen pastor, el estudiante es el buen pastor de los compañeros, ustedes son pastores, la religiosa es Buen Pastor en su carisma, la ama de casa es buen pastor, estamos llamados a aprender del señor, dejemos nos enseñar, que el señor nos ayude, consuele nos de la paz, que el señor nos haga sentir su caricia y que nosotros seamos capaces de reconocer su amor, de esta manera Mons. Oscar Aparicio hizo referencia al evangelio del día de hoy destacando la figura del Buen pastor que somos todos nosotros dijo.

Jesús al ver esta muchedumbre se compadeció, este verbo es muy fuerte en la Biblia, no es que dice y se sorprendió de ellos, quiso hacer algo por ellos, dice los miro con tal amor, con tal misericordia que hasta sus propias entrañas se mueven, los ama tan profundamente, es el Buen Pastor, es el que nos ama, es el que me ama, en tu pobreza, en tu debilidad, en tu situación concreta te mira con compasión, se hace una empatía contigo, siente tu dolos, siente hambre, siente sed, siente soledad, sufre tiene dolor padece con, recalcó.

El prelado también resaltó la actitud de buen pastor del Papa Francisco, el se acercó a nosotros para vivir algunos días entre nosotros. Creo que es esa hermosa figura del Buen Pastor que apacienta a sus ovejas, es la figura del antiguo testamento, ciertamente hoy la que nace a través de esta lectura que hemos escuchado y también Jesús se refiere al Buen Pastor , es el Señor, es Dios el Buen Pastor , es el que guía y se preocupa por sus ovejas , es aquel que al rebaño lleva buenos pastos es el que le habla al oído, es el que le ama al corazón , es el que venda sus heridas, es este Dios que ha querido que su pueblo sea su rebaño y a esta imagen, a esta forma, podríamos decir todavía nosotros vivimos la presencia del papa Francisco, Buen Pastor en nuestro medio, puntualizó.

Segundo aspecto que quería recordarles a ustedes es ya hemos dicho tiempito atrás que toda la palabra de dios, los domingos que hemos reiniciado del tiempo ordinario, hoy es el domingo 16, son domingos de la liturgia que tiene toda una catequesis de enseñanza, no hay que olvidar esto, es lo que justamente lo que Jesús al final dice …y estuvo enseñándoles durante largo rato; es decir las acciones, los hechos, las palabras, del señor, todos estos trozos del evangelio o la palabra en su conjunto de la liturgia dominical va también en este sentido, nos enseña a vivir en cristiano a seguir o ser discípulos y apóstoles , por tanto la palabra está dirigida a nosotros, no solo a sus discípulos si no también a nosotros que nos enseña cómo hay que seguir al Señor , cómo hay que caminar tras sus huellas, cómo hay que ser cristiano y digno de este nombre, estos dos aspectos no hay que olvidarnos, dijo.

Pero vamos ahora a la palabra de hoy quisiera que nos volvamos a concentrar como estos otros domingos, nos hemos estado concentrando en el evangelio las otras lecturas tanto la primera como la segunda tiene una relación enorme como el mismo salmo lo hemos cantado nosotros, el señor es mi pastor nada me puede faltar, tiene una relación muy estrecha pero vamos a ver estos gestos estas palabras esta forma de enseñarnos que tiene Jesús para vivir en cristiano, es interesante lo que Marcos dice, explicó.

Al regresar de su misión los apóstoles se reunieron con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado, algo propio de los apóstoles es que están en misión, algo propio de la Iglesia, algo propio de los discípulos, algo propio de Jesús es la naturaleza misionera, hay que anunciar el evangelio, hay que hacer que esta palabra de Dios pueda ser escuchada para toda persona, que toda persona tenga la posibilidad de acoger, de responder generosamente o incluso si fuera el caso hasta rechazarla porque también eso es posible, en lo propio por tanto de la Iglesia, de nosotros esta naturaleza misionera que cuando sus discípulos vuelven le cuentan a Jesús todo lo que habían hecho y han enseñado. Miren hermanos aquellos que han aprendido se ponen a enseñar, aquellos que han sido enviados anuncian, aquellos que han escuchado la palabra la cuentan se trata de nosotros, la palabra de Dios, los hechos de Dios la forma de Jesús es transmitida a nosotros para que hagamos lo mismo, agregó refiriéndose al rol de los discípulos misioneros.

Él les dijo vengan ustedes solos a un lugar desierto para descansar, que está enseñando Jesús con esto que les está enseñando Jesús con nosotros es bueno orar, es bueno buscar el silencio, es bueno discernir, es bueno descansar, es bueno reflexionar, han tenido gran actividad, han enseñado, ahora oremos, descansemos, miren hermanos que cosa bonita y cuanto necesitamos nosotros también aprender de aquello, relató el Arzobispo de Cochabamba.
Porque era la gente que iba y venía, no tenían tiempo ni para comer, miren hermanos en la misión el trabajo, la premura del evangelio, del anuncio del evangelio, la cantidad sobre todo de gente que necesita escuchar este evangelio o necesita del misionero es tal que no hay tiempo ni de comer, por eso será bueno pararse un poco, eso está enseñando Jesús, hay que escuchar a Dios, hay que descubrir su voluntad, hay que dejarse amar por dios para recuperar las fuerzas y seguir adelante, dijo.

Entonces se fueron solos en la barca a un lugar desierto ,…se acuerdan de la barca que hemos estado hablando es el lugar donde hay que entrar a la inestabilidad de las aguas, distinto vivir en tierra firme, de todos modos ellos sin dejar el mundo sin dejar las preocupaciones, sin dejar a las gentes suben solos a la barca y van a un lugar desierto para rezar y escuchar, al verlos partir muchos lo reconocieron y de todas la ciudad acudieron aquel lugar y llegaron antes que ellos, por que el afán de la gente de adelantarse, que tiene estos hombres que les han enseñado que tiene la necesidad de correr para encontrarlos nuevamente, estamos hablando de Jesús también de los discípulos, acotó.

Explicó que Jesús ha ido con sus discípulos a un lugar de desierto que es lo que iba a encontrar silencio, desierto paz a escuchar a dios a discernir a tener unos días de destino. Sin embargo al desembarcar Jesús vio una gran muchedumbre, lo lógico sería que se queda sorprendido, o a lo mejor los discípulos dicen estamos tan cansados, no me dejan en paz, si yo he venido aquí a estar tranquilo.

Cuál es la actitud de Jesús, se compadeció de la multitud, viendo la gran muchedumbre a las multitudes habla de gente necesitada, desorientada, de gente que está en crisis que está en la desolación de gente que siente amargura en la vida, de gente que está cansada de tantas cosas, de la gente que está descartada como dice el papa francisco, son los que viven solos, las muchedumbres, somos nosotros, los que sufren, señaló.