Internacional

MONS. OJEA CONVOCÓ A EMPRESAS CON RESPONSABILIDAD SOCIAL

El obispo de San Isidro, monseñor Oscar Ojea, inauguró el Espacio para el Tejido Social, un encuentro entre empresarios y diferentes entidades diocesanas -como Pastoral Social, Cáritas, Pastoral de Jóvenes en Riesgo y Proyecto Esperanza, entre otras- ocupadas en la temática social, con el objetivo de lograr “asociatividad y alianzas útiles para encauzar la responsabilidad social empresaria en las tareas de reinserción social de las personas más necesitadas de la diócesis, entre ellos los jóvenes recuperados de la drogadependencia”.

Con la mira puesta en generar alianzas entre el sector empresario y las instituciones y equipos diocesanos que trabajan en la asistencia y reinserción social de las personas más necesitadas, el obispo de San Isidro, monseñor Oscar Ojea, inauguró en la parroquia Don Bosco el Espacio para el Tejido Social.

Asistieron equipos y entidades diocesanas como Pastoral Social, Jóvenes en Riesgo, Cáritas y Proyecto Esperanza, entre otras. Asimismo, ejecutivos de firmas como Roche, Glaxo Smith Kline; Alfa Laval, Sancor Seguros; Banco Francés; TN Platex, Unilever, Efxdcom; Omint; Falabella; DirecTV; MASISA; Org. Roman; AEA y Securitas Argentina, entre otras.

Acompañó al obispo en la apertura, Horacio Cristiani, CEO de Gas Natural Fenosa, y presidente del Consejo Empresario Argentino para el Desarrollo Sostenible, entidad empresaria que reúne a más de 60 firmas líderes de la economía nacional.

Tras la apertura se organizaron comisiones sobre niñez, juventud en riesgo, inserción laboral y ambiente, salud y educación.

Durante el encuentro se informó sobre los programas, proyectos y actividades de la Iglesia Católica en la diócesis de San Isidro -cuya jurisdicción abarca Tigre, San Fernando, San Isidro y Vicente López- para la asistencia y reinserción social de aproximadamente 50.000 personas de la región -desde niños hasta la tercera edad- con diversas necesidades.

Entre estas personas se destacó la preocupación por la situación apremiante de los jóvenes. Ignacio Zervino, del Proyecto Esperanza, reveló que en la Diócesis de San Isidro hay 160.000 jóvenes de 16 a 24 años, de los cuales 27.000 están subocupados o directamente desocupados, pero además, hay 40.000 jóvenes que no estudian ni trabajan.

“Estamos hablando de una situación de jóvenes que no tiene ningún horizonte” advirtió el obispo Ojea sobre estos últimos y sostuvo que las preguntas pertinentes para aportar en esta temática son: “¿Qué pasa en cada caso con la trayectoria de vida de estas personas?¿Que puede hacer cada uno por este tema?¿Cómo involucrarse?”

Cristiani, luego, evaluó que el sector empresario tiene un recorrido “muy interesante en cuanto a su compromiso con la sostenibilidad, entendiendo como tal el crecimiento económico con desarrollo social y cuidado ambiental”; y en esta línea se preguntó: “¿Cómo asume el sector empresario las acciones para minimizar esta realidad?”

Para el dirigente empresario “se ha pasado de la filantropia a las acciones de compromiso concreto en esta materia”, sin embargo reconoció que “en lo que se tiene que profundizar es en las alianzas con las administraciones públicas y con las organizaciones de la sociedad civil y con la Iglesia, que es lo que genera impacto en lo que se realiza”.

El padre Aníbal Filippini, Vicario de Pastoral Social, explicó que la idea es “establecer una manera estable de trabajo conjunto” y destacó que mientras los empresarios tienen capacidad organizativa y presupuestos para desarrollar actividades, las entidades de la Iglesia “palpamos la vida día a día allí donde late y donde sufre. Tenemos accesibilidad, tratamos de escuchar y nos escuchan” puntualizó.

Las empresas interesadas en formar parte del Espacio para el Tejido Social, pueden contactarse al Equipo para el Desarrollo del Tejido Social de la Pastoral Social y a la secretaría de esta entidad, lunes y jueves de 9 a 11 y de 15 a 18 horas.