Destacadas Tarija

Mons. Jorge Saldías: Superar la centralidad vertical en la toma de decisiones respecto a la pandemia

El domingo 28 de junio, Mons. Jorge Saldías presidió la celebración de aniversario de la Parroquia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. Durante su homilía Mons. Jorge instó a las autoridades del Departamento de Tarija,

a superar la centralidad vertical en la toma de decisiones respecto a la pandemia.

y llamó a “crear nuevos lazos de encuentro y comunión solidaria y equitativa entre todos.” A continuación compartimos la homilía completa.

 

Fidelidad en el seguimiento de Jesús

Es para mí, motivo de gran alegría saludarlos a todos ustedes, que se unen a esta Celebración, a través de las Redes Sociales y Plataformas Digitales, desde la Parroquia Perpetuo Socorro, ciudad de Tarija.

Hoy domingo, las lecturas nos invitan a reflexionar sobre la fidelidad en el seguimiento de Jesús. El Señor Jesús, no pretende inculcar en sus discípulos la enemistad hacia los padres (familia), sino que tiene como objetivo, proclamar que la fidelidad a Jesús y al Reino de Dios está por encima de cualquier otra obligación, incluso, la fidelidad que se debe a la familia.

Es decir, establece como primero y fundamental el valor a Dios y su justicia: “El que no toma su cruz y me sigue no es digno de mí. El que haya encontrado su vida, la perderá, y el que la pierda por mí, la encontrará” (Mt 10,38-39). Una radicalidad que se debe interpretar como expresión de la gran libertad que debe caracterizar la entrega de la vida del discípulo en el seguimiento del crucificado.

Sabemos que la familia constituye un núcleo fundamental en la estructuración de nuestra sociedad y sus valores fundamentales han de ser preservados como valores sociales y culturales de primer rango. Sin embargo, ésta, no debería ser tampoco lo primero desde la perspectiva cristiana del Reino de Dios. Jesús propone una nueva fraternidad abierta a todos, especialmente a los pobres y marginados.

Aquí se plantea un cambio de valores desde el Evangelio para construir, en nuestra sociedad, un hogar para toda la familia humana, derribando los muros de la ausencia de Dios y de la injusticia. Para lograr este fin, es preciso cambiar de mentalidad y conducta cerrada y acomodada, por una mentalidad nueva de fraternidad humana y de familia verdaderamente cristiana, que, abierta a los signos del Reino de Dios, consolide todas sus relaciones en el amor a Cristo, encontrando en el Espíritu Santo la fuerza para ser mejores cristianos.

Uno de los retos más urgentes que hoy tiene nuestra sociedad es hacer una nueva familia humana más justa, equitativa y cristiana que cambie las relaciones sociales de la humanidad, sobre todo, las relaciones de dominio de unas personas respecto a otras y de sometimiento de unas clases sociales respecto a otras.

Ayer, 27 de junio, hemos celebrado la fiesta de la Virgen María según la advocación del Perpetuo Socorro. Ella es invocada como salud de los enfermos y socorro de los afligidos. Felicidades a los fieles de esta Parroquia y a la Familia Redentoristas.

Esta fidelidad radical a Jesús, que nos habla el Evangelio de hoy, la encontramos en la conducta de la Virgen María al acompañar a su Hijo Jesús incluso a los pies de la Cruz. Ante la Cruz, Ella estaba en silencio, observando a su Hijo, como ejemplo de viva esperanza: “Junto a la cruz de Jesús estaba su madre…” (Jn 19:25).

Los Evangelios afirman: Ella “estaba”. Estaba allí, en el momento más difícil, en momento cruel, y sufría con su Hijo. Por esto, todos nosotros la amamos como Madre porque nos ayuda a responder con un “SI” a las iniciativas de Dios. No somos huérfanos: tenemos una Madre en el cielo. Ella nos enseña la virtud de la esperanza, del consuelo, de la oración, incluso cuando parece que nada tiene sentido.

Hermanos y Hermanas. La actual pandemia causada por el Covid-19, nos está desafiando de manera única e inédita. Debemos sentirnos interpelados por las necesidades de tantos hermanos. No podemos cerrar el corazón a las peticiones de auxilio de aquellos que están en desventaja, aquellos que están azotados por la pandemia de la pobreza.

Cada día algo es más claro. Sólo podremos salir de esta pandemia con el esfuerzo y el aporte común de todos para no acusarnos unos a otros por falta de escucha, diálogo y consenso. Insto a las autoridades del Departamento de Tarija, a superar la centralidad vertical en la toma de decisiones respecto a la pandemia. La población se pregunta, ¿qué hemos conseguido con tres meses de restricción de Cuarentena Total Rígida? Seguro que tenemos logros; pero es indispensable escuchar, dialogar y llegar a común consenso entre las instituciones y representantes de la sociedad civil para tomar las mejores decisiones en su debido momento para el bien común de toda la población.

Tenemos la oportunidad de sacar lo mejor de nuestras vidas para crear nuevos lazos de encuentro y comunión solidaria y equitativa entre todos. Ojalá que al salir de esta pandemia seamos mejores cristianos, más caritativos y solidarios con la suerte de los demás y comprometidos con nuestra sociedad.

Que la Virgen María, bajo la advocación del Perpetuo Socorro y el Patrón San Roque, nos acompañen e intercedan por nosotros para ser instrumentos de vida y fuentes de comunión fraterna.

Feliz domingo del Señor. +Jorge Saldías Pedraza, O.P.