Oruro

Mons. Cristóbal Bialasik: Como misioneros es necesario buscar a los pobres para fortalecer su fe

Mons. Cristóbal Bialasik, Obispo de Oruro, rodeado de niños y jóvenes misioneros, este domingo 24 de octubre de 2021, fecha en que la Iglesia celebra la Jornada Mundial de las Misiones ha afirmado que nuestra misión empieza en casa, con nuestra familia y con nuestra sociedad.

La revocación de nuestro compromiso misionero es una de las urgencias pastorales especialmente en este tiempo que estamos viviendo, es urgente renovar nuestra conciencia misionera de anunciar a Jesucristo y hacer discípulos y misioneros a todos los pueblos.

En muchos países se construye una sociedad autosuficiente, egoísta, soberbia, especialmente por los avances tecnológicos, el mundo camina detrás de las cosas materiales, muchas personas quieren ponerse en el trono de Dios o quieren dejar a Dios en la sacristía, quieren olvidarse de Dios y la Palabra de Dios les molesta por que dice la verdad.

La cultura materialista niega al reconocimiento de la soberanía de Dios, pero un mundo que no se fundamenta en Dios antes o después pierde el cimiento último de la dignidad de los derechos fundamentales de cada persona. Por eso Jóvenes y niños, no se dejen llevar por las ideologías materialistas como la ideología del género.

La evangelización de todos los hombres constituye la misión esencial de la Iglesia, en nuestra casa o en cada lugar donde Dios nos envié. Por el Bautismo y la confirmación que un día lo vivimos, todos estamos llamados a ser sal de la tierra y la luz del mundo y anunciar a Jesucristo hasta los confines de la tierra.

Los que han formado una familia, su misión es evangelizar a su familia, a sus hijos, para que estos puedan también evangelizar dando un buen ejemplo de vida. Debemos ser misioneros desde nuestra casa y así seremos buenos misioneros para los demás.

Hoy hay tantos barrios abandonados que ni los misioneros ni nadie los acompaña, nos acomodamos en nuestro ambiente y no salimos más allá de nuestra parroquia, por eso es necesario buscar a los pobres, a los necesitados a los que realmente esperan la llegada de un misionero o misionera para fortalecer su fe y compromiso con el Señor.

Bartimeo que era ciego, tenía una fe profunda en Jesús quien después de tanto gritar su nombre fue salvado. Hoy cuantas cosas podríamos hacer si tuviéramos la fe de Bartimeo, si le pidiéramos a Dios que nos haga ver y nos aleje de las cosas materiales para ponernos a lado de Cristo como misioneros y misioneras.

Fuente: Iglesia Viva