Pando

Mons. Eugenio Coter: “Nosotros bartimeos de la historia debemos escuchar y anunciar a Jesús por nuestros caminos”

Mons. Eugenio Coter, Obispo de Pando, nos interpela a cada uno de nosotros cuando nos pregunta ¿Qué queremos que haga el Señor por nosotros?, llenarnos de riquezas o poder o permitirnos que realmente veamos las cosas tal y como Jesús nos enseñó.

Bartimeo el ciego que Grita a Jesús ¡Ten piedad de mí! y Jesús le hace la misma pregunta que hoy nos hace a nosotros ¿Qué quieres que haga por ti? Y Bartimeo responde: “Señor que yo pueda ver”, pero esta respuesta va mucho más allá del deseo de ver, él quiere ver el sentido de la vida, quiere ver como se dan las cosas, que pueda entender y encontrar su dignidad como personas.

Cuantas veces somos ciegos en la vida, tenemos tantas cosas alrededor  y no las vemos, somos incapaces de ver y el ver que nos da el Señor es aquella que nos permite ver profundamente, que nos permite entender lo que pasa a nuestro alrededor. Si eres ciego permites que los demás te manipulen te cambien a su gusto.

Hoy muchos en vez de escuchar el grito de los pobres los hacen callar, se aprovechan de ellos y cuando quieren alzar la voz los hacen callar, los dejan días esperando una respuesta. Y esto sucede en las calles en nuestras casas cuantos gritos sin escuchar.

Si hoy Jesús te pone esta pregunta ¿Qué quieres que haga por ti? ¿Cuál sería tu respuesta? Que aumentes tus bienes, que llene tu despensa, que te de poder, gloria. Hoy el evangelio nos muestra a Bartimeo, que es un hijo de la humanidad marginada, que vive al borde, que está dentro de los que no cuentan y es Jesús quien le hace capaz de caminar en la historia, para recuperar su dignidad, para recuperar el verdadero sentido de la vida.

Hoy la Iglesia celebra el Día Mundial de las Misiones y el Papa Francisco nos ha dejado un lema: «Lo que has visto y oído anúncialo”, ahora nos toca a nosotros bartimeos de la historia, escuchar, ver, vivir y anunciar a Jesús por nuestros caminos.

Debemos ponernos a pensar en qué respuesta le daremos al Señor cuando nos pregunte ¿Qué quieres que haga por ti? Entonces tómate un tiempo para orar, para reír, para perdonar, para amar y ser amado.

Fuente: Iglesia Viva