Análisis

Miguel Manzanera SJ: Papa Francisco pide rezar a la Virgen y al Arcángel San Miguel

El Papa Francisco en una Misa celebrada el 11 de septiembre de 2018 en la capilla “Santa María” en el Vaticano invitó a todos los fieles católicos a unirnos en comunión y penitencia rezando el Santo Rosario cada día del mes de octubre, considerado como mes mariano. También recomendó completar el Rosario con la antigua oración a la Virgen María “Bajo tu amparo”, rezada por los grandes santos en momentos de turbulencia espiritual, invocando la protección de la santa Madre de Dios.

“Bajo tu amparo nos acogemos, santa Madre de Dios;
no desprecies nuestras súplicas en las necesidades,
antes bien, líbranos de todos los peligros,
¡Oh, Virgen, gloriosa y bendita!”

Además el Papa Francisco, recordando cómo el maligno satán quiso destruir a Job bajo pretexto de probar su compromiso con Dios (Job 1) ha pedido también que al terminar el Rosario recemos la oración del Papa León XIII al Arcángel San Miguel para invocar su protección contra el diablo que quiere enemistarnos con Dios y entre nosotros. Esta oración hace referencia a la terrible lucha, narrada en el Apocalipsis (12,7-18), entre Miguel y sus Ángeles contra el gran dragón, la serpiente, el llamado diablo y satanás, el seductor del mundo entero, que con sus ángeles fueron arrojados a la tierra. El dragón persiguió a la Mujer que había dado a luz al Salvador y de su boca brotó un río de agua. Pero la tierra se abrió y absorbió el río. El dragón enfurecido marchó a hacer la guerra a los otros descendientes de la Mujer que guardan los mandamientos de Dios y mantienen el testimonio de Jesús. He aquí la oración de León XIII:

“Arcángel San Miguel, defiéndenos en la batalla.
Sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio.
“¡Reprímele Dios! – pedimos suplicantes – y Tú, Príncipe de la milicia celestial,
arroja al infierno con el divino poder a Satanás y a los otros espíritus malignos
que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas”. Amén

De esta manera el Papa pide a los fieles de todo el mundo unirnos en la oración para que la Virgen María, Madre de Jesús, el Hijo de Dios, ponga a la Iglesia bajo su manto protector y la defienda con la intervención del Arcángel San Miguel. De esta manera la Iglesia será más consciente de sus propias culpas, de sus errores y abusos cometidos en el presente y en el pasado y rechazará toda tentación.

Cabe aplicar esta oración también al tiempo actual para controlar la terrible pandemia del coronavirus. Según parece, ha sido provocada por el maligno a través de mentes diabólicas que quieren destruir a la humanidad. Estamos pues llamados a luchar sin ninguna vacilación con la oración, la mortificación y la acción para que podamos vencer al maligno y no prevalezca el mal.

Por: Miguel Manzanera SJ