Santa Cruz

Médico de cabecera dice que ‘no hay más que hacer por el cardenal’

Su médico de cabecera recibió un llamado de urgencia ayer, cerca de las 16:00, y luego de la visita médica comunicó que la situación del cardenal Julio Terrazas pasó a ser de extrema gravedad, ya que su presión arterial está bajando progresivamente y su pulso comenzó a ser irregular, aunque sus pulmones están respondiendo con normalidad.

“Su situación es de extrema gravedad, es una situación que va camino al final… Ya no hay más que hacer, solo hay que esperar nomás”, declaró el doctor Herland Vaca Díez, vocero de la junta médica que lo asiste, a los medios de comunicación, que durante toda jornada estuvieron congregados en las puertas de la casa del líder religioso.

Visiblemente conmovido por el cuadro de Terrazas, Vaca Díez agregó que esa situación de extrema gravedad también fue comunicada a los obispos que lo acompañan, como también a sus familiares, a quienes se les ha pedido resignación. 

“Junto con el médico que ha venido de la terapia intensiva y las enfermeras les hemos expresado esa situación a los obispos que están presentes… Entonces creo que podemos esperar que en cualquier momento el cardenal se vaya”, repitió el especialista.

Al abandonar la casa del religioso, el galeno agregó que, pese a su estado delicado, sus pulmones tienen buena saturación de oxígeno. Asimismo, informó de que está como si estuviese dormido y que el equipo médico está tratando de que no sienta ningún dolor y que descanse tranquilo.

Por la mañana, Gerardo Terrazas, hermano del cardenal, también confirmó la gravedad de la salud del religioso y dijo que como católicos esperan que se haga la voluntad del Señor. “Decirle al pueblo que sea lo que Dios decida, ya no podemos hacer nada. Estamos esperando lo que Dios quiera”, repitió Gerardo Terrazas cuando se marchaba de la casa de su hermano porque le habían pedido que abandone el lugar debido a que habría una visita importante.