Santa Cruz

Más de 200 mil personas dijeron “Sí a la vida y la familia natural”

 

Al caer la tarde y bajo los últimos rayos del radiante sol, más 200  mil personas se reunieron el miércoles 22 de junio a los pies del Cristo Redentor, ubicado en el segundo anillo de circunvalación, para participar de la Marcha  en contra de la Ley N° 807 de Identidad de Género que beneficia a las personas transgénero y transexuales  que cambien su nombre y adopten el sexo que elijan en su nueva cédula de identidad. Esta actividad, organizada  por la Plataforma por la Vida y la Familia, contó con el apoyo de la Arquidiócesis de Santa Cruz y con las iglesias cristianas evangélicas, entre otras instituciones de la sociedad.


Luego de la motivación inicial a los pies del monumento al Cristo donde estuve hace un año el papa Francisco, comenzó la peregrinación, subiendo por la avenida Monseñor Rivero y atravesando la calle Libertad hasta al corazón de la capital cruceña. Los miles peregrinos caminaron por más de 10 cuadras, portando coloridos afiches, lienzos y globos, pidiendo por la protección de las familias, poniendo el énfasis en la necesidad de demostrarle a la sociedad que el amor entre padres e hijos y la defensa de la vida humana son temas relevantes.

 

En la Manzana Uno se vivió una fiesta de amor, alegría y unidad entre varias Iglesias e instituciones de la sociedad que marchó por la Familia Natural para proteger a nuestras familias de la ideología de género. Al otro lado de la vereda, una veintena de miembros del colectivo LGBT esperó a los marchistas en una esquina de la plaza central y, cuando vieron a la multitud gritaron en coro: “Amor es amor” y les llamaron hipócritas. Algunas parejas se dieron besos en señal de rechazo a la marcha. Sin embargo, los cristianos, optaron por pasar de largo en señal de tolerancia.