Sucre

“Los pobres y sencillos, aptos para recibir el don divino de la fe” – Monseñor Adolfo Bittschi

Homilía Mons. Bittschi

El Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis nos enseña que Jesús nos sigue revelando la profundidad de su Corazón, nos revela que está lleno de gozo y de júbilo por su misión de salvar a los pobres, a los que sufren, a los descartados y a todos que sientan la necesidad de un Salvador.  Exhorta a orar en este mes por la Iglesia Diocesana y que, unidos por la Palabra y la Eucaristía, vivamos con alegría la fe que nos hace Iglesia y nos convoca a vivir en comunidad”.

“SOMOS IGLESIA SINODAL EN SALIDA MISIONERA”

Homilía 5 de julio 2020, decimocuarto Domingo
durante el año litúrgico
Evangelio según san Mateo 11, 25 -30
APRENDAN DE MÍ, QUE SOY MANSO Y HUMILDE DE CORAZÓN

Acabamos de celebrar el mes del Sagrado Corazón de Jesús que es el corazón de la Santísima Trinidad y en quién se encuentran todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento. Hoy Jesús nos sigue revelando la profundidad de su Corazón que había sido formado en las sagradas entrañas de su Madre por el Espíritu Santo. Nos revela que está lleno de gozo y de júbilo por su misión de salvar a los pobres, a los que sufren, a los descartados y a todos que sientan la necesidad de un Salvador.

El Evangelio es corto, pero tiene tres palabras: 1. La Oración de acción de gracias a Dios Padre. 2. Jesús se presenta como el camino que lleva al Padre. 3. Invitación a todos los que sufren y a los oprimidos que se acerquen a Él. Revelando de así lo íntimo de su ser, su CORAZÓN.

1. El contexto de la Oración: en los versículos anteriores al pasaje de hoy, Jesús reprochó a las tres ciudades de Galilea, en las cuales había realizado la mayoría de sus signos y milagros, porque no se habían convertido (v.20). En contraste con los reproches a estas ciudades, Jesús alaba a su Padre con júbilo: “¡Te alabo, Padre, Señor de cielos y tierra, porque, ocultando estas cosas a los sabios y entendidos, se las diste a conocer a la gente sencilla!” La oración expresa que el Padre se ha revelado, por medio de su Hijo, a quienes menos se pensaba, los pobres de la tierra, que no tenía posibilidad de frecuentar escuelas de sabios y letrados. De este modo, Jesús revela las preferencias de su Padre: los pobres y sencillos, aptos para recibir el don divino de la fe.

Dios uno y trino tiene un Corazón para los de la periferia, los descartados y lo muestra en Jesús. Lo grave era que la ignorancia en cuestión de la Ley de Dios era considerada por las autoridades religiosas de los judíos como signo de ser excluido de la salvación. Eran personas “malditas” (Juan 7, 49). Los fariseos contaban 613 prescripciones y pensaban que el hombre debería cumplir para agradar a Dios y ser salvado. Otros decían que hay que hacer sacrificios  para dar gloria a Dios. Pero ya los profetas decían que Dios quiere misericordia y no sacrificios. Y Jesús aclara que no es la obra del hombre la que cuenta, sino lo que Dios está realizando por nosotros porque tiene un “Corazón” lleno de amor misericordioso para los necesitados. Los pequeños, es decir, los pobres e ignorantes que oían este mensaje con gran alegría lo aceptaban porque así podían entrar al Reino de Dios y ya no eran “malditos”.

En esta oración corta se expresa el gozo exultante de Jesús, fruto de su experiencia íntima de Dios su Padre, infundido por el Espíritu Santo. Jesús oraba mucho: desde la madrugada o durante la noche; oraba solo; oraba con sus discípulos y oraba con el pueblo; rezaba también con los Salmos.

2. Jesús el CAMINO al PADRE. Jesús es el Hijo del Padre venido del cielo y hecho hombre, nacido de mujer (Gálatas 4,4), quedó, cuando tenía 12 años, “en lo de su Padre”, es decir en el Templo en Jerusalén, para escuchar a los maestros de la Ley y haciéndoles preguntas. En otras palabras tiene también como hombre una experiencia profunda con su Padre y sabe lo que a Dios agrada. Un ejemplo: para entender una carta hay que estudiar el sentido de las palabras y conocer el contexto en que se escribió la carta. Sin embargo, el que es amigo del autor de la carta puede aportar mucho para interpretar la carta.

3. Jesús invita a todos los hombres abatidos, a las personas agobiadas  por las exigencias civiles, de los impuestos para el emperador en Roma y para el rey Herodes, y en el campo religioso el diezmo para el Templo y el cumplimiento de tantas leyes para no ser excluido de la comunidad social y religiosa. Jesús les propone llevar otro yugo para descansar, un yugo con carga ligera. Parece una contradicción yugo y descanso. ¿Acaso no cansa cualquier yugo? Hay un yugo que no cansa y es el amor. Por eso se puede hablar  también del yugo del matrimonio. Cuando existe el amor la carga se hace ligera. Me acuerdo de una postal dónde una niña lleva a su hermanito sobre sus espaldas. Alguien le pregunta: “Niña, ¿no está muy pesada tu carga?” ella responde: “No, no es ninguna carga; ¡es mi hermanito!”

“Aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón”

Para terminar quiero avisar tres cosas especiales:

a) Mañana, 6 de julio, recordamos a la primera Santa de Bolivia, Santa Nazaria Ignacia, fundadora de las Misioneras Cruzadas de la Iglesia. El año 2018 fue canonizada por su vida ejemplar de amor a Dios y al prójimo. Mujer emprendedora, preocupada por los pobres de Bolivia. Su deseo era ofrecer su ayuda para levantarse, tomar consciencia de su dignidad  y no conformarse con la situación de pobreza. La fuerza la sacó de la Eucaristía diaria y la contemplación de la vida de Cristo. Mujer preocupada para dar de comer a los que no tenían. Organizó un comedor y fue mendigando para sus pobres. Una vez el más rico de los comerciantes en vez de darle una limosna la escupió en su mano. En este momento daba prueba de su valentía y humildad al decir: Bueno eso es para mí y ahora por favor me tiene que ayudar para mis pobres.

b) Aprovecho para agradecer y felicitar a las hermanas Misioneras Cruzadas de la Iglesia que trabajan entre nosotros. Que Dios se lo pague toda su entrega a ejemplo de su santa fundadora con santas vocaciones.

c) En este mes oremos por la Iglesia Diocesana:” Te alabamos Señor, por la Arquidiócesis de Sucre. Haz que, unidos  por la Palabra y la Eucaristía, vivamos con alegría la fe que nos hace Iglesia y nos convoca a vivir en comunidad”. “Somos Iglesia sinodal en salida misionera” (lema)

El Papa pide orar por nuestras familias para que sean acompañadas con amor, respeto y consejo. Por eso repetimos: ¡Oh preciosísima sangre de Cristo, sangre de nuestra salvación!   ¡Sálvanos a nosotros, a nuestras familias, y al mundo entero!

El Evangelio es alegría. ¡Anúncialo! Y la Bendición del Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes.

+Mons. Adolfo Bittschi
Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Sucre
Representante de Misiones de la CEB

 

[Fuente: CENACOM]