Santa Cruz

Llantos, oraciones y vigilias por la salud del Cardenal Terrazas

El cardenal escucha, no habla y hasta el domingo deliraba con algún sermón litúrgico… El cardenal, está en las manos de Dios y obediente a la palabra que dirá… cuánto tiempo más estará entre nosotros.

El cardenal Julio Terrazas, vallegrandino de nacimiento, ha sido un hombre noble en su existencia, no diferenció a ricos, ni a pobres y su palabra siempre fue escuchada.

El Cardenal, delicado de salud hace mucho tiempo, ya había dicho que quería estar en su casa y su fiel médico Herland Vaca Diez confirmó las últimas horas, que no se le hará ningún otro tratamiento. Dijo que la ciencia hizo todo lo humano y que cardenal, ya no sale más a ningún tratamiento de su casa.

El cardenal hoy amaneciò en su cuarto, el mismo aposento donde cobijó a su amigo, el Papa Francisco cuando llegó a Bolivia y que ya lo encontró enfermito y en la clínica… .

El cardenal, es nuestro cardenal, aquél que amonestaba curiosamente a sus amigos en francés “pelau”, como dijo un vallegrandino de 60 años y que fuera integrante de un grupo de jóvenes. “Con el nuestro cardenal y cumpa Julio hemos tenido muchas luchas por Vallegrande. Él por delante y nosotros al lado y por atrás, pero disciplinados.

Fuimos la juventud que lucho por una mejor vida de Vallegrande”, recordaba un hombre apostado casi toda la noche en la calle Seminario ,y que conocio al prelado desde los 14 años.

La casa del cardenal … ahora con periodistas, vecinos y feligreses.

Desde anoche, hicimos un turno completo, por nuestro cardenal, cuya vida está en la voluntad de Dios.