Análisis

LA SENSIBILIDAD ECUMENICA DEL VATICANO II EN EL SINODO

La XIII Asamblea del Sínodo de los Obispos está en total continuidad con la efemérides que se conmemora este año: el 50 aniversario de la Apertura del Concilio Ecuménico Vaticano II.

Me refiero al marcado carácter ecuménico que el Santo Padre Benedicto XVI y los Padres sinodales han dado a las celebraciones y el desarrollo de las sesiones. Así se ha podido comprobar en las palabras del Patriarca Ecuménico de Constantinopla, Bartolomé I en la Santa Misa de Apertura del Año de la fe, el pasado jueves 11 de octubre, así como en  la intervención en el Sínodo del Arzobispo Rowan Williams, Primado de la Comunión anglicana.

En referencia a esta sensibilidad, el Papa, en el Almuerzo con los Padres sinodales, refirió: “Para mí esta comunión es signo de que estamos en camino hacia la unidad y de que avanzamos con el corazón, el Señor nos ayudará a avanzar también exteriormente”

Otras muchas veces ha expresado S.S. Benedicto XVI que en un mundo que se empeña en silenciar a Dios, tenemos que unirnos todos los creyentes para ser sus portavoces, buscando la esencialidad de lo que nos une, y anunciado la presencia del Amor divino en la historia.