Análisis

La Familia Paulina, y sus opciones para cambiar el mundo

Jesús lo dijo hace mucho, y no ha perdido vigencia: “La mies es mucha y los obreros pocos. Rueguen, pues, al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies” (Mt 9,35). El mundo necesita cristianos comprometidos que, quieran seguirle y con ello, cambiar la realidad actual para mejor.

La Familia Paulina tiene varias opciones para vivir una vida según el Evangelio, tanto en vida laical, como en vida religiosa consagrada. Para quienes quieren vivir como laicos consagrados, desde sus hogares, y comunicar el Evangelio, tenemos los institutos: María de la Anunciación, y San Gabriel Arcángel. Para quienes quieren vivir siendo una familia transformadora: el Instituto Santa Familia. Se suman los “Cooperadores Paulinos”, personas dedicadas a sustentar la obra paulina con múltiples acciones de colaboración y sustento.

Para quienes deseen vivir la vida religiosa: La Sociedad de San Pablo (Paulinos), dedicada a la difusión del mensaje cristiano, en el mundo, en la cultura de la comunicación, utilizando los medios que la tecnología pone hoy para comunicar. Las Hijas de San Pablo (Paulinas), comprometidas en la evangelización con los medios de comunicación social, dedican su vida al anuncio del Evangelio con la pasión del apóstol Pablo, de quien toman el nombre, y el estilo de su misión. Para los sacerdotes diocesanos, está la opción del Instituto Jesús Sacerdote, el cual acoge sacerdotes diocesanos y obispos que sienten la necesidad de una espiritualidad más profunda, y desean vivir la consagración según los consejos evangélicos, haciendo propia la espiritualidad paulina y colaborando al anuncio del Evangelio según el carisma de don Alberione.

Las Hermanas Discípulas del Divino Maestro (Pías), son la rama contemplativa de la Familia Paulina. Viven atentas a las exigencias de la Iglesia y llevan en el corazón la universalidad paulina. Comunican a Jesús Maestro mediante el apostolado eucarístico-litúrgico-sacerdotal.

Las Hermanas de Jesús Buen Pastor (Pastorcitas), tienen la misión de acompañar el crecimiento de la vida cristiana del pueblo de Dios, en cooperación con los sacerdotes y con todos los que son llamados al ministerio de la pastoral. y las Hermanas de María Reina de los Apóstoles (Apostolinas), encargadas de suscitar y mantener viva la atención al llamado de Dios. El compromiso es para las vocaciones de especial consagración: sacerdocio, vida consagrada, en sus varias formas.

Todos los miembros de la Familia Paulina se encuentran con Cristo resucitado cada día en las tres realidades donde él se manifiesta con preferencia: en la Eucaristía, como Vida; en la Biblia, como Verdad; y en el prójimo, como Camino.

Si deseas saber más, comunícate con nosotros:

vocacionandossp@gmail.com, +5978511194, Whatsapp: +519 89258654

 

Por Javier Gómez