Destacadas

Entrevista al jesuita Arturo Moscoso: Teníamos miedo de Bergoglio pero él es Francisco

El sacerdote y teólogo jesuita, Arturo Moscoso Pacheco, relató sobre sus impresiones al enterarse de la elección del cardenal Jorge Mario Bergoglio como el ahora Papa Francisco. En un principio, asegura que entre la comunidad de jesuitas en Bolivia surgió la incertidumbre y el miedo porque identificaban a Bergoglio como un hombre de características muy conservadoras y quien tuvo una gestión controversial como provincial de los jesuitas argentinos.

 

Esta figura dura de Bergoglio en su labor como provincial (superior de jesuitas en la Argentina) se repitió cuando fue Cardenal en tiempos de dictadura, al haber tomado decisiones muy conservadoras y que provocaron una división entre los padres y hermanos jesuitas de Argentina: los “Bergoglianos” y los “Antibergoglianos”.

Sin embargo, al reconocer que el Papa Francisco tiene otra imagen y otras actitudes, el padre Arturo Moscoso asegura que el concepto y la “zozobra” cambiaron. Ahora él es considerado como Francisco, una luz de esperanza para la iglesia.

“Cuando salió la noticia de que el Papa era Bergoglio, suscitó en nosotros una serie de dudas, sospechas. Él había dividido a los jesuitas en Argentina y en tiempos de dictadura había tomado decisiones no muy proféticas, un hombre con ese pasado creaba zozobra (…) pero cuando uno escucha hablar al Papa Francisco no es Bergoglio, es otra persona y desde su nombramiento como Santo Padre aparece una figura muy distinta de tal manera que nosotros empezamos a reconciliarnos con la figura del Papa”, aseguró.

Según el padre Moscoso, Jorge Mario Bergoglio sufrió una conversión muy grande y muy grata que se ve reflejada en sus opiniones, en su lucha, en su manera de acercarse a la gente, en su manera de evitar cualquier tipo de riqueza, en su crítica a la vida religiosa y la vida sacerdotal. Además, en su búsqueda de autenticidad y en otros temas de justicia que devuelven la esperanza.

“Sorpresa a propios y extraños, no solo a jesuitas. Una voz de esperanza, una figura de mucha ilusión, de mucha alegría, de cercanía y esto nos ha renovado y nos ha dado bofetadas a nosotros que nos dice ‘oye tu esperabas ver a Bergoglio, pero fíjate, Dios hace maravillas, Dios hace milagros y ahora es Papa Francisco'”, manifestó Moscoso.

Aunque ahora el Papa Francisco no esté bajo la tutela de la Compañía de Jesús sino bajo la curia eclesiástica vaticana, sigue siendo jesuita por la formación que tiene y por haber sido parte de la Compañía. Entonces, ¿Cómo encontrará el Papa Francisco a los jesuitas de Bolivia? Es una interrogante planteada al padre Arturo Moscoso, ya que cuando Bergoglio visitó el país, abundaban los jesuitas españoles y ahora son más bolivianos.

“Nos encuentra como yo creo que encuentra a la vida religiosa, menos protagonista, más sencilla, más pequeña en número. Todo el aspecto social, político que era más fuerte en época de la llegada de Juan Pablo II, ahora es una Compañía de Jesús más simple, mas callada. Con grandes deseos de recibirlo. La Compañía no porque seamos jesuitas como él vamos a ser el ‘hoyo del queque’ de la visita, sino una figura más marginal que es lo que nos corresponde”, concluyó.

Arturo Moscoso Pacheco es sacerdote jesuita, licenciado en filosofía por la Universidad Católica Boliviana (UCB). Licenciado en Teología con especialidad en Sagrada Escritura por la Universidad Pontificia Comillas de Madrid en 1991 y doctor en Teología Sagrada Escritura por el centro de Estudios Superiores de la Compañía de Jesús. Se ha desempeñado como docente en varias universidades de Bolivia y Latinoamérica. Desde hace cinco años es director del colegio Sagrado Corazón de Sucre.