Cochabamba

Iglesia Evangélica exige reunirse con el Presidente

La Iglesia Evangélica de Bolivia exige al presidente Evo Morales cumpla con el compromiso de darles una audiencia y excluirlos de la Ley 351, debido a que la Cancillería continúa trabajando la reglamentación de dicha norma sin tomarlos en cuenta.

El presidente de la Asociación Nacional de Evangélicos en Bolivia (Andeb), pastor Agustín Aguilera, dijo que hoy seguirán atentamente el desarrollo de la reglamentación de la norma en la Cancillería y que alistan la presentación de un recurso legal para los próximos días.

Aguilera señala que la Ley 351 es contraria al compromiso asumido por el presidente Morales con la Iglesia Evangélica, en sentido de que la Asociación Nacional de Evangélicos las Iglesias Evangélicas Unidas Departamentales y otras organizaciones similares, el Gobierno las tomaría en cuenta en el anteproyecto de ley de libertad religiosa.

También señala que el ministro de Gobierno, Carlos Romero, dijo que la iglesia cristiana amerita un tratamiento específico y que, según sus características, se los podría considerar también en una ley especial.

Por su parte, el pastor Lucio Callisaya, el presidente de Iglesias Evangélicas Unidas de Cochabamba (IEUC), dijo que los más de 3 millones de cristianos evangélicos están seguros de que el acuerdo logrado con el Gobierno, de tramitar una ley de culto, se cumplirá, ya que éste mostró su disposición a trabajar una Ley de Cultos.

Según señalaron el 17 de agosto, en una marcha en la plaza 14 de Septiembre de Cochabamba, la Ley 351 establece un “control” sobre las Iglesias por parte del Gobierno Central, desconociendo el artículo cuarto de la Constitución Política del Estado, que garantiza la libertad de culto.

Argumentos

La Iglesia Evangélica de Bolivia expresó su objeción a la Ley 351 de Otorgación de Personeria Jurídica, porque establece que las organizaciones religiosas deben desarrollarse en el “horizonte del Vivir Bien”, lo cual es una imposición de una cosmovisión espiritual ajena a la Iglesia Evangélica, lo que implica una limitación a la libertad de conciencia y de culto de las iglesias.