Santa Cruz

HOMILÍA DE MONSEÑOR ESTANISLAO DOWLASZEWIZ,23-09-12

Queridos hermanos en Cristo.

Que bueno que este domingo estamos nuevamente reunidos aquí en la Catedral, que es el corazón de todas las iglesias de nuestra Diócesis. Desde aquí a nombre de nuestro Pastor, Cardenal Julio, que actualmente preside la delegación de la Conferencia Episcopal de Bolivia y se encuentra en Hildesheim (Alemania), participando en el 25 Aniversario de la Hermandad entre las dos iglesias hermanas: alemana y boliviana; saludamos a todos nuestros hermanos enfermos, campesinos, zafreros, los que tienen que trabajar en la mañana y que nos siguen, participando  en esta celebración a través de los Medios de Comunicación en el pais y fuera de él.

En este día del Señor, cuando entramos a participar en la Acción de Gracias y para escuchar la Palabra de Dios, no nos olvidemos de aquellos hermanos que sufren a consecuencia de errores o abusos de otros hermanos nuestros.

Desde este lugar donde hemos escuchado el Mensaje de Dios, nos unimos a las familias que sufren el dolor al perder su ser querido. Duele escuchar y ver las imágenes que varias veces sin ningún escrúpulo presentaron nuestros canales de Televisión de los cuerpos de las victimas de las lluvias en Santa Cruz o enfrentamientos entre los hermanos, familiares mineros en La Paz. Nuestra cercanía y oración con todos aquellos que sufren al perder sus familiares.

En esta perspectiva triste de nuestra vida cotidiana que podía ser evitada con una actuación responsable y temprana de nuestras autoridades, busquemos las respuestas a las inquietudes, a la luz del mensaje bíblico.

Entremos en sintonía de las lecturas de hoy, que nos convocan a que en cada una de las situaciones de la vida, tenemos que buscar las llaves para interpretarlas y entenderlas bien. También la Palabra de Dios necesita explicaciones para poder descubrir a fondo el sentido de la realidad en que vivimos.

El mes de septiembre, el mes de Santa Cruz, el mes de la Feria Exposición, el mes de las Efemérides Departamental del 24 de Septiembre, el mes de la Primavera, del Estudiante, de los Enamorados, de los Médicos. Como siempre, queridos hermanos, miremos entre   estos acontecimientos y veamos que coincidencia, que sintonía tienen con la Palabra de Dios.

Cada persona busca las posibilidades para desarrollare, para realizar sus sueños. La preocupación por el mundo, por los demás o por uno mismo es la parte inseparable dentro de la naturaleza humana. Si alguien en su egoísmo olvida esto,  y siendo dominante se hace como el ideal de su vida, puede llevarlo a una ruina. Jesús, no niega que el hombre tenga esos deseos, sino quiere darle una dirección correcta, la lógica del Evangelio es el Amor y a él hay que subordinar todos los deseos.

El Evangelio de hoy según San Marcos nos cuenta lo que hizo Jesús junto con sus Discípulos cuando: “ atravesaba Galilea”. Jesús se dirige a Jerusalen. Por ultima vez se hospeda en Cafarnaum. Es su ciudad donde empezó y termina su misión en Galilea. ¿Qué hacían? Jesús iba curando a la gente, enseñándola, preocupándose por ellos y explicando en privado a sus Discípulos lo que esperan al Mesías. Proclamado con tanta alegría por Pedro en Cesárea de Filippo: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios, el que tenía que venir al mundo”   Y después de esa afirmación de Pedro ¿Qué pasa?

Cuando Jesús explica que “El Hijo del Hombre será entregado a los hombres, quienes lo matarán pero a los tres días resucitará. Los Discípulos no comprendieron estas palabras y tenían miedo de pedirles explicaciones.” y otra vez Jesús toma la iniciativa, les pregunta: ¿“De qué discutían en el camino?”.

Los discipulos consternados, callan. No pueden alegrarse del tema que discutían. Porque este tema fue contrario a lo que hace poco decía jesús sobre su humillación y su muerte. Ese anuncio levantó la protesta de Pedro quien ha demostrado que los planes de Dios no le interesan. Lo mismo pasa ahora cuando caminan con Jesús. Lo unico  que interesa es;”habian estado discutiendo sobre quien era el más grande”. 

Cuando Jesús habla sobre su futuro, su sufrimiento y muerte, discutían entre ellos: “¿Quién de ellos era el grande, el mayor?”. Esperando que dentro de poco se instalara el Reino de Dios y como hombres empezaron a preocuparse por sus posibles puestos, por el lugar de importancia que cada uno podría tener. Anhelan la ambición, organizan los cargos, rangos, dignidades, asientos reservados, todo tipo de privilegios.

Otra vez Jesús explica que el camino del discípulo no puede ser otro que el del Maestro. Les recuerda la exigencia funddamental para imitar a Él; no basta seguirle sino tambien llevar la cruz.

Jesús quiere paulatinamente prepararlos para el cumplimiento del plan de salvación encomendado por su Padre, pero los Discípulos no entienden el proyecto de Dios, no entienden porque Jesús tiene que sufrir, ese tipo de futuro asusta a los Apóstoles, prefieren compartir el futuro con ese Jesús aplaudido por multitudes o proclamado como Rey. Jesús viendo esto,  sabiendo que no entendieron    y no aceptaron esa verdad sobre el Siervo de Dios Sufriente, con mucha delicadeza trata de descubrir en ellos la actitud humana que aún  se encuentra en sus deseos.  No los humilla,  les da una explicación correcta: “Y llamando a un niño, lo puso en medio de los Discípulos, lo estrechó en sus brazos y dijo: “Quien reciba a un niño como este en mi nombre, a mi me recibe y quien me recibe, no me recibe a mi, sino a Dios que me ha enviado”.

Ser grande ante los ojos de Jesús significa servir.     Ser primero ante los ojos de Jesús es aceptar, acoger a un niño indefenso, débil, inocente, humilde.

Queridos hermanos: el Evangelio no fue escrito sólo para recordar algunos episodios de la Vida de Jesús, para que nosotros seamos simplemente receptores de estos hechos históricos, sino también para que escuchando los pongamos en práctica y vivamos estas enseñanzas en plenitud.

El hombre quiere ser primero y este deseo lo tiene desde su nacimiento, puedo decir que no es un deseo malo, porque expresa lo que toda persona humana quiere ser, ser valorado en toda su dimensión. Quien podría pensar que el Evangelio  niega el deseo de ser primero, Jesús mismo ha dicho:” Si alguien quiere ser primero……? Eso significa que se puede aspirar si alguien quiere. Lo que cambia Jesús aquí, es la motivación y manera de realizar este deseo: “Si alguien quiere ser el primero, que se haga el último y el servidor de todos”.

Con esta expresión Jesús demuestra que ocupar los primeros puestos no significa tener el poder sobre el otro, hacerlo esclavo. El verdadero poder del primer puesto es: ser primero para los demás, para repartirles lo que uno es y tiene para el uso de todos. El primer puesto permite aceptar que Dios sea Dios en su vida, que los proyectos sean de Dios y no de nosotros.

¿Queres ser grande, importante? – sirve a los demás. Tu grandeza se medirá a que manera servirás al prójimo. Jesús no solo enseña sino tambien personalmente da el ejemplo. Todo el Evangelio es el testimonio de servicio. Nunca dejó olvidados a los pobres, enfermos, endemoniados, y necesitados. Servir fue su predica cotidiana de Buena Nueva. El ejemplo más precioso de su servicio fue arrodiliarse frente a los discípulos y lavarles los pies durante la Ultima Cena. Y el último acto heroico de su servicio se realizó en el Calvario cuando entregó su vida por todos nosotros.

Queridos hermanos:

Miremos a nosotros mismos, nos parecemos mucho a los Apóstoles del Evangelio de hoy y la segunda lectura de este domingo de la carta de Santiago:” Donde hay rivalidad y discordía, hay tambien desorden y toda clase de maldad…..¿de donde provienen las luchas y las querellas que hay entre ustedes?  ¿No es precisamente de las pasiones que combaten entre sus mismos miembros?  Ustedes ambicionan, y si no consiguen lo que desean, matan, envidian, y al no alcanzar lo que pretenden, agreden y se hace la guerra.”  Todos los domingos nos encontramos en la Misa con Él, escuchamos su Palabra, lo recibimos en la comunión, pero a veces nuestra vida cotidiana va por por otro lado, por otro camino. (veamos  a Santa Cruz de  hoy en sus efemèrides departamentales, nuestras autoridades llenas de peleas, discusiones, divisiones) ,racismos, nuestra ciudad llena de violencia, muerte, delincuencia, narcotráfico y drogadicción.

Queridos hermanos,

La primera lectura de hoy dia, del libro de la Sabiduria, en su primer versículo revela su proposito .”Amen la justicia, ustedes, los que gobiernan la tierra, piensen rectamente acerca del Señor y búsquenlo de corazón.” El libro se destina a los gobernantes, quienes deben practicar la justicia, guiados por Dios, rectamente conocido. Tomando en cuenta la permanente dimensión de la vida del hombre, el libro de la Sabiduria menciona a la gente impía, materialista, cínica, que cree en la vida corta, por eso propaga las actitudes de aprovechar la vida a lo máximo, disfrutarla. “Tendamos trampas al justo, porque nos molesta y se opone a nuestra manera de obrar; nos echa en cara las transgesiónes a la Ley y  nos reprocha las faltas contra la enseñanza recibida.” Liquidar al hombre incómodo que dice la verdad, que se opone a los planes destructivos, al que exige el cumplimiento de la ley, descubre los errores y  faltas de los que gobiernan las naciónes, indirectamente esa es la lucha contra Dios..

Los impíos tienen una lógica cínica que resulta ser una verdad irónica:”Si el justo es hijo de Dios, Él lo protegerá y lo librará  de las manos de sus enemigos”. Jesús fue crucificado, justos mueren todos los días a manos de malvados y no solo muerte física sino también moral. Sin embargo los justos son testigos fieles y Dios los resucitarà dándoles la victoria y la razón; en cambio los impíos serán juzgados por sus maldades.

Queridos hermanos:

Dios ha demostrado su preferencia en los pequeños y no en los poderosos, en los olvidados y no en los famosos, en los humildes y no en los soberbios.

Vivamos el Evangelio:

·        Siendo primeros Discípulos y Misioneros de Jesucristo que cambian su vida y se convierten para cambiar las estructuras estatales y eclesiales a favor de un mundo nuevo.
·        Siendo primeros para ver las necesitades del otro, cambiando las armas, la violencia, la corrupción por el pan, para que todos tengan hasta saciarse, de manera especial los más pobres.
·        Siendo primeros en vivir la paz y la unidad en la familia y en la sociedad.
·        Siendo primeros para perdonar como lo hizo Jesús.
·        Siendo primeros para defender nuestro medio ambiente, de palabra y de obra.
·        Siendo primeros para tener “la sabiduría que viene de lo alto que es ante todo; pura, pacífica, benévola y conciliadora; está llena de misericordia y dispuesta a hacer el bien; es imparcial y sincera.

Queridos hermanos:

Jesús nos muestra otro camino, el del Evangelio por el cual, el mismo ha caminado. Él siendo Dios y primero en la creación, se hizo siervo, el último. Ese Jesús a quien escuchamos en la Palabra y recibimos en la Eucaristía, nos ayude a entender esa verdad. “Si alguien quiere ser el primero, que se haga el último y el servidor de todos”. No nos olvidemos,que lo importante no es quedar bien, sino hacer el bien siguiendo a Jesús.