Destacadas

Homilía de Mons. Ricardo Centellas en relación al conflicto en Potosí

Mons. Ricardo Centellas, obispo de la Diócesis de Potosí, realizó su homilía de este XVI Domingo del tiempo ordinario, en relación a la probelmatica que viene viviendo el departamento

HOMILÍA DE MONS. RICARDO CENTELLAS G.
OBISPO DE LA DIÓCESIS DE POTOSÍ

A PRÓPOSITO DE LOS 14 DÍAS DE CONFLICTO QUE VIVE LA CIUDAD DE POTOSÍ.

DOMINGO XVI DEL TIEMPO ORDINARIO

19 DE JULIO DE 2015

Hoy, nos hemos reunido en ésta Catedral para ofrecer esta eucaristía por el conflicto que estamos viviendo en Potosí; queremos poner en las manos del Señor, todo este movimiento social que tenemos durante estos 14 días, y como hombres y mujeres de fe queremos hacerlo desde la presencia del Señor, y la presencia del Señor, especialmente a través de su palabra.

En la liturgia de la Iglesia, en este domingo, tenemos lecturas que iluminan muy bien cómo tenemos que avanzar en momentos como los que estamos viviendo, en conflicto, en conflicto social; en la primera lectura el profeta Jeremías nos dice: ¡Ay de los pastores que dejan que mis ovejas se pierdan y se dispersen! Es una llamado claro para que todos los pastores trabajen por la unidad, trabajen para congregar y para hacer de los hombres y mujeres, un solo pueblo; cuando Jeremías dice pastores, no solamente se refiere a las autoridades religiosas, se refiere a todo tipo de Autoridad, política, social, civil, religiosa, a todas las autoridades y nos recuerda con claridad que una de las primeras características, una de las primeras responsabilidades de toda autoridad es: “TRABAJAR POR LA UNIDAD, NO POR LA DIVISIÓN”, es trabajar para que juntos caminemos y busquemos el bien común.

Dice claramente el Señor: Yo mismo traeré el resto de mis ovejas de los países a donde las hice huir, las reuniré y les haré volver a sus pastos para que tengan muchas crías, les pondré pastores para que las cuiden, para que no tengan nada que temer, que nada les falte; entonces, está clarísimo la responsabilidad, la labor y el servicio de toda autoridad, es trabajar por la Unidad, y hoy rezamos de manera especial ofreciendo esta Eucaristía, para que todas las autoridades de Bolivia, las autoridades de Potosí trabajemos por la Unidad, esto es lo que el Señor siempre nos ha recomendado, y creo que hoy, es el alimento para los momentos que estamos viviendo.

Dividiendo al pueblo, lo único que hacemos es alejarlo de su dignidad, de esa dignidad que tiene, que es vivir, teniendo especialmente sus necesidades básicas. Y en el Evangelio, Jesús nos muestra una de las actitudes fundamentales de toda autoridad, dice con claridad este texto, cuando Jesús desembarcó y vio a la multitud sintió compasión, pues estaban como ovejas sin pastor, la actitud que debe que acompañar a toda autoridad es la compasión, es el poder sentir el sufrimiento de la gente más sencilla, de la gente marginada, de los despreciados, de los olvidados, de los humildes, de los necesitados, es poder sentir las necesidades vitales de un pueblo, y hoy en esta Eucaristía de manera especial estamos rezando para que nuestras autoridades, todas las autoridades seamos capaces de sentir las necesidades de nuestro pueblo, porque sólo así habrá un verdadero encuentro entre autoridades y pueblo, sólo con esta actitud de escucha, con esta actitud de acercarse compasivamente a las necesidades del pueblo es posible establecer un diálogo, por eso, queremos rezar y pedir al Señor la bendición para todos, para que este conflicto que estamos viviendo en Potosí no se siga extendiendo, al contrario, escuchando esta palabra del Señor que nos dice: SEAN COMPASIVOS, no vean indiferentes la realidad de un pueblo, sino todo lo contrario, con sensibilidad humana, con espíritu de solidaridad; cuando Jesús dice: “Tengo compasión de esta gente porque está como ovejas sin Pastor”.

Pedimos públicamente que nuestras autoridades, especialmente las del Gobierno, dejándose iluminar por esta palabra, pudieran leer objetivamente la protesta que tiene Potosí, de instalar el diálogo, porque si nos acercamos al Espíritu de Jesús, -y ahí está la segunda lectura, – dice: Cristo es nuestra Paz, Cristo vino para que judíos no Judíos puedan unirse y ser un solo pueblo, si nos acercamos a Jesús indudablemente es para fomentar la unidad, la comunión, la hermandad, todos, pero especialmente las autoridades no podemos sembrar enemistad, confrontación, distanciamiento, todo lo contrario, en el Espíritu de Jesús, hay que sembrar unidad, como amigos de Jesús, como simpatizantes de lo que hizo Jesús en este mundo, estamos llamados, convocados, todos, especialmente las autoridades a derribar los muros y establecer vínculos de fraternidad, vínculos de hermandad, de acercamiento para restablecer la paz, indudablemente estos vínculos tendrán que ser en el marco de la justicia, en el marco de la libertad; entonces queridos hermanos, estas lecturas creo que iluminan muy bien todo el movimiento social que estamos experimentado, primero rezamos para que esto no continúe, que muy pronto se encuentren las soluciones, soluciones pacíficas, por eso, apoyándonos en esta palabra del Señor que hemos escuchado, convocamos al encuentro fraterno, a este diálogo que permita en comunión en comunidad y encontrar soluciones y pacificar a Potosí, especialmente a la ciudad de Potosí.

La protesta, las medidas de protesta y tantas otras experiencias que estamos viviendo estos días, hacen sufrir a mucha gente, sufrimos todos, pero imploremos la misericordia de Dios para que toque el corazón de nuestras autoridades y se pueda establecer el diálogo.

Que así sea.